Cada Siete Olas, de Daniel Glattauer

Cada siete olas es la continuación de Contra el viento del norte, en donde conocimos a Emmi Rothner y Leo Leike, y fuimos testigos de cómo su amistad se fue tornando en algo más, a pesar de que, en realidad, nunca llegaron a conocerse en persona, y esto es algo que en Cada siete olas siguen intentando hacer.

Aquí no encontramos nada diferente al primer libro, siguen siendo amigos y la historia sigue siendo narrada siempre en los mensajes que intercambian los personajes por correo electrónico. Esto me hace confirmar que no era necesario un segundo libro, que resulta un tanto difícil de valorar porque no hay nada diferente.

Sin embargo, aun con todo lo que se pueda decir de los personajes y del libro, que si está demás el libro, que si odias a Emmi y amas a Leo, o que si los odias a los dos; no puedo negar que fue muy bueno tenerlos de vuelta, porque, al final se convirtieron en  parte de mí durante la lectura de Contra el viento del norte. Y obviamente me parece muy honorable y bien merecido que vuelvan a hablarse buscando darle un buen final a lo que empezaron. Aunque, en mi opinión, el final del primer libro fue decente, a mí me gustó mucho; en cambio, el final de este, no me gustó tanto.

Si quieren mi consejo, si les ha gustado el final de Contra el viento del norte, no lean este, o no lean el último capítulo. Porque la verdad que este libro va muy bien, hasta el último capítulo, es necesario, obviamente, porque es la razón de que exista Cada siete olas, pero pudo haber sido narrado de una mejor manera.

En fin, no está tan tirado a la basura como algunos lo hacen ver, quizá funcionaría mejor si la historia completa se hubiera desarrollado en un solo libro.

Puntuación 3/5

Reseña escrita por: Estefanía Guevara Leal
Edad: 22 años
Nacionalidad: mexicana

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!