Escritores Aficionados # 52: Celebrar, de Juana

Título: Celebrar
Tipo: Ensayo literario
Pseudónimo. Juana
Edad: 38 años
Nacionalidad: uruguaya

 

 

 

¿Por qué celebrar el paso del tiempo?

Y ¿por qué no? Si este paso que parece cada vez más rápido me ha dado la experiencia que me ayuda a vivir con menos stress, más confianza, más alegría y agradecimiento.

Soy lo que soy, solo una persona más en esta inmensidad,  pero que distinta me siento hoy en el umbral de las “cuatro décadas”, como dice la letra de una canción.

En el camino transcurrido las lecciones han sido valiosas, algunas muy dolorosas pero de todas pude aprender algo, a perdonar sin guardar dolorosos recuerdos y a ser yo misma a pesar de la mirada inquisitiva de una sociedad que no deja pasar en alto los errores ajenos, pero que sin embargo oculta bajo una máscara ridícula lo que no se puede ocultar. Porque la verdad, cual una vela encendida y oculta debajo de una cama, terminará estallando y dándose a conocer con más luminosidad, con más fuerza y luz, con la fuerza de un incendio abrazador que quemará  toda mentira y ante ella caerán todas las absurdas máscaras.

Y es por eso que cada mañana, al compás sonoro del canto de los pajaritos que acuden a mi ventana, agradezco a Dios por un nuevo amanecer y mi capacidad de verlo, escuchar y sentir el aroma de esta joven primavera que ha envuelto mi ser todo en una sinfonía de cambios, de flores nuevas de dicha y aprecio hacia todo lo que me rodea.

Celebrar la vida, celebrar sin culpas y sin miedos, celebrar  la sonrisa que hoy llevo en mi rostro como el mejor maquillaje, que no se puede adquirir en ningún otro lugar sino en lo más profundo de mi corazón. De este corazón que estuvo tan triste, tan encerrado y rodeado de dolor, tan agobiado, pero que logró ver esa luz, maravillosa, esplendorosa, la luz de un camino distinto que me invitaba a cambiar y salir de aquella oscuridad en la que yacía sumergida.

Celebrar cómo esa mariposa que estuvo encerrada en su crisálida, pero llegó el momento de romper esas paredes que aprisionaban esas hermosas alas; y desplegarlas en todo su esplendor y volar, volar mirando todo tan distinto a cuando era un gusanito que se deslizaba por las ramas y las hojas. ¡Qué distinto se ve todo desde arriba!

Valorar, agradecer y celebrar . Y no limitar la capacidad de soñar, pues todo lo que soñamos puede hacerse realidad, aquí o allá, más tarde o más temprano.

Y al llegar la noche, celebrar poder ver esa inmensidad poblada de luces que allá a lo lejos nos maravillan, nos hipnotizan y podemos estar horas enteras contemplando ese cielo tan oscuro y al vez tan colmado de luces.

Celebrar la vida, el pasar del tiempo, cada primavera y también cada invierno, porque de vez en cuando debemos cerrar los ojos , descansar y luego volver con más fuerza, más hermosos, más sabios y llenos de esplendor.

                                                                                               Karina Ibarra

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. juli t 11/11/2013

    Add Your Comment