Escritores Aficionados # 156: De Espectros y Algo Más, de Francisco Javier Tapia Téllez

Titulo del escrito: De espectros y algo más
Tipo de escrito: Relatos cortos
Nombre o pseudónimo: Francisco Javier Tapia Téllez
Edad: 58 años
Nacionalidad: mexicana

Platicando con Luz Helena, me contó de un suceso que ocurrió una noche en que convivía  con su hermana, su cuñado y dos amigas, en la sala de su casa. Tenían música alegre a un volumen aceptable, para no molestar a sus vecinos, dado que su pueblo se encuentra en la meseta tarasca, son pueblos muy tradicionalistas y muy respetuosos, el reloj marcaba las 10 de la noche y se encontraban a punto de disolver la reunión. En ese momento tuvieron la estremecedora sensación de una maléfica presencia y con horror vieron una criatura con alas grandes que se precipitó sobre ellos, su cuñado, en actitud defensiva. Interpuso su brazo, recibiendo un tremendo mordisco y ella un rasguño, que para suturar la herida requirió de varios puntos en el hospital a donde acudieron una vez que el ente abandonó la escena. Los doctores les comentaron que la historia era increíble ya que el mordisco recibido por su cuñado parecía el de un perro y su rasguño era como el zarpazo de un gran gato, pero profundo, afortunadamente no se infectaron, pero su cuñado empezó a tener alucinaciones terribles y pasados algunos meses murió.

Luz Helena sufrió otra experiencia aterradora. Cuando murió su padre le dejó una camioneta cerrada, de las llamadas Van. Un día unos amigos se la pidieron prestada para acudir a un evento a la ciudad de Morelia que está relativamente cerca de su pueblo y al regreso, inexplicablemente se salieron de la carretera y se volcaron, siendo auxiliados por elementos de protección civil, quienes quedaron asombrados, ya que la camioneta se dañó totalmente y los jóvenes sólo presentaron golpes ligeros que no requirieron hospitalización. Lo verdaderamente sorprendente vino una semana después, cuando uno de ellos le comentó que se había encontrado con su padre (de ella) y que le preguntó si estaba bien, ya que él (su padre) había estado ahí. No sabía que el señor hacía un mes que había muerto.

*************************************

Anselmo  se encontraba acostado en cama, cuando llegó su esposa y como ya era pasada la hora de la comida, discutieron por ese motivo y ella salió de la habitación muy disgustada, para evitar seguir con la discusión y fue a la tienda a comprar algunas cosas para preparar apresuradamente algo de comer, al regresar lo encontró pálido y tembloroso pero ya sin coraje, entonces, le refirió que al quedar solo, un pesado libro voló desde un estante situado a más de tres metros y lo golpeó en la espalda fuertemente, él reaccionó con coraje, pensando que ella se lo había aventado, pero en ese momento escuchó que ella introducía la llave en la cerradura y a continuación se introducía en la vivienda, los dos quedaron asustados por el evento.

*************************************

A Eloísa le han ocurrido cosas inexplicables, cuenta que una de ellas fue cuando murió su primo, al que ella quería mucho, era un primo muy buena gente, que la fue a entregar cuando se casó, con el tiempo, él fue a buscar un mejor modo de vida a los Estados Unidos y por allá enfermó de gravedad y ya no regresó por causa de la muerte  pero al cumplir un año de muerto, su espíritu se apareció ante Eloísa, su aspecto era muy triste, ella se aterrorizó mucho y le pidió que por favor la visitara en sus sueños y le dijera qué necesitaba entonces a la segunda noche, efectivamente lo soñó y él le dijo que necesitaba una luz para poder trascender, ella le compró veladoras pero seguía apareciendo en diferentes ocasiones. En una ocasión fue a una tienda y la señora le preguntó para quién eran las veladoras y ella afligida le contó todo, entonces la señora le aconsejó que no solamente con veladoras le pudiera dar luz y la acompañó a elevar oraciones a Dios, rogando por el descanso de su alma. Entonces volvió a soñarlo, en esta ocasión él se despidió de ella y nunca ha vuelto a verlo ni a soñarlo.

*************************************

Anselmo sufrió un accidente que le rompió los dos codos y estuvo hospitalizado durante un mes, se despertaba como a las dos o tres de la madrugada al sentir la presencia de alguien que le observaba fijamente desde los pies de su cama, no lo identificaba, ni lograba ver sus facciones, hasta que una noche se armó de valor y le preguntó quién era, pero no logró entender la respuesta, sin embargo si entendió que le pedía salir de esa cama y pedir el cambio o que lo dieran de alta y entonces lo dieron de alta y a los dos días se presentó un asesino y disparó sobre el enfermo que ocupaba la cama que él había abandonado. Nunca se supieron los motivos del atentado, el enfermo murió y nadie supo quién disparó. Anselmo está muy agradecido con el espectro que salvó su vida.

*************************************

Ismael cuenta una historia que jura es verdadera,  relata que tuvo un encuentro con un espectro, quien le dijo que abajo de un puente, por la carretera a la salida a Uruapan, (le dio la ubicación exacta) había un bote con monedas de oro, pero no debería contárselo a nadie o lo perdería. Andaba tomando y le contó a un amigo. Pasados unos días, vio al amigo con un carro nuevo, de lujo y sabiendo que no tenía trabajo y por lo tanto, tampoco ingresos, le preguntó si se había sacado la lotería, o si se había metido al narco, ya que para reclutarlos los narcos prestan carros deslumbrantes. El amigo se rió y le dijo que después le contaría. No lo volvió a ver, pero otro sujeto, amigo de su amigo, en la borrachera le contó que aquél se había encontrado un bote con monedas de oro abajo de un puente. Ahora sabe que ese dinero es el que le ofreció el espectro.

 

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. Karens 21/02/2014
    2. Steven Araujo 29/12/2013

    Add Your Comment