Escritores Aficionados #288: El Amor, de Joyce

Título del escrito: El Amor
Tipo de escrito: Relato
Nombre: Joyce
Edad: 15 años
Nacionalidad: Ecuatoriana

El Amor

¡Ay, el amor! Cuántas personas en el mundo no han dicho esta frase en un suspiro desesperado, angustiado, cansado o emocionado. Cuántos no se han enamorado, primero sintiéndose confundidos, luego exasperados hasta finalmente llegar a ser los más desdichados.

El amor, para muchos no existe, para otros es ajeno, unos cuantos lo odian, mientras que para unos pocos, aún es desconocido. Me incluyo allí.

No sé si sentir orgullo al decir que no me he enamorado, que no he tenido esa “dicha” de sentir mariposas en mi estómago, que no he llorado por un hombre cuyo corazón no tengo. No sé si debería sentirme ansiosa, o quizás, pretensiosa. Tal vez debería tener miedo, o posiblemente, debería considerarme una persona fría y sin corazón.

Ignorando mi estado actual, debería decir que lo quiero es ir más allá; pensar en el futuro como alguien que ya ha experimentado dicho sentimiento. No con ansiedad, más con anhelo, me gusta pensar en el amor como algo aún latente en el mundo, algo que para muchos es doloroso, pero que para mí, quizás, sea fabuloso. Me gusta pensar en el amor como una oportunidad para ser feliz, para conocer a esa persona que te apoyará en las buenas y en las malas, esa persona que se mantendrá a tu lado, aquella que falta en el rompecabezas de tu vida… ¿Y qué si tengo miedo? ¿Qué si es doloroso? El amor existe, puedo sentirlo de la misma manera en la que sé que en algún lugar del mundo, hay alguien para mí, cuyos sentimientos un día se encontrarán con los míos para finalmente, nunca separarnos. Puede que confunda a esa persona unas cuantas veces y sufra en el camino, quizás no la reconozca cuando llegue, pero existe. Lo sé. Y sé que si tengo miedo, nunca encontraré a ese alguien que espero, por lo que, a ti, amor, te digo:

Ven, acércate a mí. Te espero, no con ansiedad, sino con anhelo.

Ven, no te tengo miedo. Estoy dispuesta a sufrir, pero no en exceso.

Ven, quiero ser feliz. Yo sé que tú, amor, eres más que lágrimas y rencor. Yo sé que tú eres felicidad envuelta en espinas. Yo sé que al final, tú, amor, existes para alegrar y no solo para destruir. Yo sé, amor, que existes y que si estás ahí, es por algo y lo voy a descubrir.

 

¿Te ha gustado este escrito? LeerLibrosOnline.es premia a los ecritos más populares.

Puedes ayudar a Joyce a convertir su escrito en el más popular dejando un comentario o compartiendo esta publicación en tus redes sociales.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!