Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago

Una ceguera descomunal se presenta, sin anunciarse,  en un hombre normal: en un segundo ve el mundo y todos sus colores, al siguiente solo ve blanco, como si se hubiera sumergido en un mar de leche, que es como describe esta ceguera que, poco a poco, va atacando a las personas que tuvieron contacto con él y, contagiando éstos a quienes tuvieron contacto con ellos, así, la ceguera se expande como epidemia, a pesar de los intentos del gobierno para evitarlo.

El relato sigue de principio a fin a ocho personas que no se conocían entre sí (salvo los matrimonios) y que a causa de las circunstancias fueron los primeros en quedarse ciegos; narrando desde el momento de su primer contacto entre ellos, la forma en que seis de ellos se quedaron ciegos, y cómo se acostumbraron a estar juntos como una familia.

La narración es excelente, describe de manera precisa y sin censura hasta los hechos más crudos y las peores situaciones a las que se enfrenta la humanidad en su nueva condición de ceguera. De igual forma narra de forma casi poética los pocos encuentros románticos que suceden dentro de la historia.

Lo mejor de la narración es que hacia el final aún no sabes qué esperar, no tienes una idea de cómo va a terminar la historia ya que no se adelanta en ningún hecho, no da ningún indicio sobre lo que sucederá con las personas; es por esto que lo considero un libro perfecto.

En cuanto a los personajes, algo que me gustó mucho fue que, a pesar de ser bastantes, el autor no les asignó nombres, todos eran conocidos por algún rasgo físico, su ocupación, su relación con otro personaje y, en los que solo intervinieron poco, eran conocidos por lo acción que estaban realizando. Una idea brillante por parte del autor, un aplauso por eso.

Otro punto importante de mencionar que va en contra de lo tradicional es la manera en que presenta los diálogos de los personajes, de forma continua dentro del párrafo, delimitados por comas y encabezados con mayúscula. También evita por completo el uso de los signos de exclamación o interrogación. Esto, en la primera página puede resultar confuso y molesto, pero en realidad es muy fácil saber quién dice qué. El estilo que utiliza Saramago es muy singular, a algunos les costará trabajo adaptarse, personalmente, a mí me pareció perfecto y muy fácil una vez identificando el patrón con el que escribe.

Finalmente, conviene decir que no es realmente un ensayo, como el título lo sugiere, es más bien una mezcla de ensayo y novela que aprovecha los recursos de ambos tipos de escrito para dar como resultado esta obra de gran calidad, imperdible para todo lector serio.

Sobre el autor

Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1998, siendo el primer escritor portugués en conseguirlo. Ha sido distinguido por su labor con numerosos galardones y doctorados honoris causa (por las Universidades de Turín, Sevilla, Manchester, Castilla-La Mancha y Brasilia). Ha recibido el Premio Camoes, equivalente al Premio Cervantes en los países de lengua portuguesa.

Su obra está considerada por los críticos de todo el mundo como una de las más importantes de la literatura contemporánea.

Puntuación 5/5

Reseña escrita por: Estefanía Guevara Leal
Edad: 22 años
Nacionalidad: mexicana

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!