Escritores Aficionados #204: Y me di cuenta, de Rosy Sánchez.

Titulo del escrito: Y me di cuenta…
Tipo de escrito: Novela corta
Nombre: Rosy Sánchez
Edad: 13 años
Nacionalidad: Mexicana

Y Me Di Cuenta…

No era precisamente a lo que se le llamaría un gran día. Y los no-grandes-días nunca hacen feliz a la gente. Porque te recuerdan cosas tristes y a las personas no les gusta recordar una etapa de su vida donde fueron infelices. Por dios, ¿a quién le gusta eso? Pues a mí. Es la etapa perfecta donde revives todas las cosas malas y gracias a eso no te ocurren de nuevo. Para mí es como una forma de aprendizaje sobre los errores de la vida.

En fin, era un día “malo” y yo estaba acostada haciendo ángeles con mi cuerpo en el suelo de mi habitación. Asombroso, ya que de lo único que se hacían ángeles era del polvo acumulado, pero quitando eso era grandioso.

Desde ahí veía en la tele un programa, Brain Games, con mi amor platónico de la televisión, Jason Silva. No había palabra para explicar cuanto lo amaba. Y no porque fuera extremadamente guapo pero si porque era un chico de 27 años, venezolano y estaba estudiando filosofía, cabe decir que era inteligentísimo. Oh, Jason.

Entonces estaban hablando de las trampas que se le ponen al cerebro cuando te “enamoras” de alguien. Decían algo así como que el amor era una ilusión, la verdad es que no estaba prestando mucha atención. Yo estaba sacando mis propias teorías sobre el amor y una de ellas eran las estúpidas personas que creían que por tener un flamante cuerpazo podían tenerlo todo. Me molestaban tanto. Por qué no podían entender que el físico no es todo. Ni siquiera la personalidad, pue esta puedes modificarla para que la otra persona te vea como TÚ quieres que te vea. Simplemente te enamoras de alguien. Así como la palabra lo dice. “Enamorarse”. No es fácil y las personas que dicen estar enamoradas cuando solo tienen 13 años son unos niños, porque eso son. Tienen trece y piensan que enamorarse es el sentimiento que te incita a hablarle a alguien o el hecho de “besarte” con alguien. Y le pongo comillas a besarte porque no estoy segura si alguien de trece puede “besar” a alguien.  Cuando eres más grande lo entiendes mejor.

Pero aún existen chicas como yo, que no se atreven a caminar solas frente a una multitud de chicos y les da mucho miedo si es que tienen que hacerlo. Y eso no está bien. Porque yo, la que está escribiendo esto, siente eso. Y no-esta-bien. Es malo y les juro que un día estaba tan harta de mí. Harta de no poder hablarle a un chico que me gustaba de mi secundaria por el miedo del rechazo. De que piensen que eres una tonta. Porque, vamos, hay muchísimas personas que dicen que no les importa lo que piensen de ellas y sin embargo, les duele cuando reciben una mala crítica.

Pero lo asimilo y no es malo. A veces esa es la única forma de que encuentres a alguien que valga la pena. Un hombre que esté dispuesto a entablar una conversación contigo porque EL lo quiera. Y no por eso está mal que algunas veces las chicas tomen las riendas de la charla. Cualquiera de las opciones es correcta. Mientras te hagas valer por lo que eres y no por más o por menos.

Y en ese momento, en el suelo de mi habitación, escuchando la sexy voz de Jason Silva en el televisor, solo ahí… me di cuenta de que yo no estaba mal. Nadie estaba mal. Cada quien es como le toco ser y no podemos cambiarlo, simplemente vivir con ello.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. María 17/04/2014

    Add Your Comment