Escritores Aficionados #203: Inspiración Encerrada, de Daniela Cubides.

197731168

Titulo del escrito: Inspiración Encerrada
Tipo de escrito: Novela corta
Nombre : Daniela Cubides
Edad: 19 años
Nacionalidad: Colombiana

INSPIRACIÓN ENCERRADA…

Vivimos con odio, ¡quiero saber lo que se siente!, intentar reconstruir las escenas en fragmentos de recuerdos y dirigiéndome hacia un papel en blanco donde puedo matar a muchos desahuciados sin escrúpulos, pero en vez de eso me pongo a trazar líneas para reformar mis experiencias detrás de estas rejas; he intentado recordar ese color rojo sangre recorriendo se cuello hasta el suelo; no sé si es satisfacción o una muerte sin sentido, alguna razón para hacerlo, “no sé, solo ocurrió”.

Recuerdo ese suspicaz cuchillo que sostenía, que tuvo muchas víctimas y se volvía una conspiración  de lo que sucedía en ese momento de ironía “tal vez”; esa escena fue solo con la intención de que mi espíritu tuviera alguna razón o un hecho de complacencia. No es así, solo estuve seguro hasta que ahora todo lo que sostengo en mi mano es un simple pincel y detallo día a día a través de mis amargas y efímeras pinturas, demostrando en ellas esperanza y perdón     -eso creo-…

Muchos dicen: “porque te hicieron daño cuando eras un niño, eres un demente ¡que te maten!”, “él era inocente”, “a cuántos más hubieras matado, si no te hubieran encontrado”, “¡eres un psicópata!”… y lo único que mi mente expresa es: “si la Humanidad fuera solo una persona la descuartizaría por partes”, pero solo lo manifiesto a través de mis pinturas.

Días después de estar entre las rejas mis recuerdos se vuelven un demonio, no sé cómo escapar y decir: “si pido perdón, ¿al morir iré al cielo?”. Lo único que hacen es juzgarme, solo quiero un poco de aprecio ya que fue muy insignificante, y mi sentimiento hacia el hombre es el deseo de tortura, por eso “¿soy un maniaco?”, acaso vale mucho unos hombres menos sobre el Planeta Tierra; yo lo único que hice fue hacer lo que decía y quería mi mente, “¿no es normal?”…

Los días van pasando y ahora lo único que puedo hacer es pintar, escribir y pensar si en algún momento hubo alguien que estuviera conmigo apoyándome para no cometer muchos crímenes que realicé; solo quiero demostrar que soy solo una persona que siente, piensa y vive igual que los demás; pero, “¿Cómo vivo?”, estando en un rincón frente a cuatro paredes, y si salgo alguna vez seré un peligro para la sociedad. Acaso no todos somos un peligro de alguna o de otra manera; solo quiero demostrar que puedo hacer lo que estoy haciendo trazando y trazando líneas que luego se vuelven mi mundo de expresión y emoción como cuando siento al matar.

En fin, mi vida terminará en un par de meses “que satisfacción al saber que tu vida va a acabar pronto”, solo quedan esas cicatrices que deje en sujetos que viven su vida en temor de que volveré a hacer algo macabro o “interesante ¡no!”; solo dejé algunas reflexiones en personas que convivieron conmigo en este hueco de perversidad y al momento de morir solo diré: “Tú también lo harías”…

 

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!