Jane Eyre, de Charlotte Brontë

rp_charlotte_big.jpgUna de las cosas más difíciles de la vida es soportar golpes sin cambiar la esencia propia. Jane Eyre es una maestra en este tópico.

Huérfana, maltratada por su tía y sometida a constantes injusticias, esta niña del siglo XVII termina en el colegio pupilo Lowood, conservando buenos recuerdos únicamente de su tío difunto.

Y mientras avanza la novela, demuestra ser apasionada en todas sus decisiones, tanto en el momento de actuar como en el de aceptar las consecuencias. No guarda sus opiniones sin importar su entorno, y no hay vicisitud que apague su fuego interior.

Esto no quiere decir que en su estancia en Lowood no se convierte en una dama correcta y bien instituida, quien  encuentra su siguiente paso en el oficio de institutriz en Thornfield. Ya establecida, y buscando constantemente aquello que la haga sentir completa, choca con un caballero que termina siendo el dueño de la propiedad donde ella estaba viviendo.

Y con la aparición del señor Rochester, se abren puertas escondidas en la mansión, salen a la luz secretos y misterios que se mantuvieron escondidos bajo la alfombra durante años. El mismo señor Rochester es quien desencadena una seguidilla  de ideas y sentimientos en Jane, quien sigue a su corazón entre los pasillos del establecimiento, y más allá de sus puertas.

Aunque la lectura puede volverse lenta y sumamente descriptiva en algunos pasajes, es una historia de amor y autenticidad que merece la pena. Ambientada en una sociedad estricta, de religión absoluta y formalidad en todas formas, es casi cómico ver cómo hace siglos las adolescentes pensaban lo mismo que ahora, sentían las mismas angustias y disfrutaban las mismas emociones.

Un buen autor se reconoce en la construcción de sus personajes. Y el lector llega a querer a Jane, con su fe indestructible, su confianza en cada camino que toma, su generosidad, su pelea constante por sus ideales, su pureza de corazón.

Quizás todos tenemos un poco de Jane Eyre adentro nuestro…

… y quizás es ese mismo reflejo que nos hace cerrar el libro y despedir a una amiga.

Puntuación: 5/5

Reseña escrita por Alina Reyes
Edad: 17 años
Nacionalidad: Argentina

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. Ana Gabriela Juarez Valenciano 21/04/2014

    Add Your Comment