Escritores Aficionados #241: Jeremías y el tren, de Candelaria Torres

Título del escrito: Jeremías y el tren
Tipo de escrito: Novela, Cuento
Nombre: Candelaria Torres E.
Edad: 20 años
Nacionalidad: Argentina
Blog: http://puentedelbuho.wordpress.com/

Jeremias y el tren

JEREMÍAS Y EL TREN

Jeremías era un niño tierno, simpático, de esos que a todo el mundo le encanta conocer. Sólo tenía un sufrimiento, que a la vez era su pasión. El tren en el que vivía viajando. Con sus cortos 4 añitos, había vivido más sobre rieles que en tierra. Lo aburría a veces. Pero muchas otras lo divertía.

Jeremías ya era conocido por todos en el tren. “Hola enano” le decían todos con afecto. Era bajito para su edad, le faltaban dos dientes de leche, tenía rulos castaños en toda la cabeza y sabía hablar cómo un loro.

Conocía cada vagón con exactitud, aunque sólo hubiera estado ahí 48 meses, aunque, dicho así, suena un montón de tiempo.

El que más le gustaba era el vagón que tenía payasos, ahí viajaban todos los payasos ambulantes del país. Era un famoso vagón, la música sonaba fuerte, y las risas la acompañaban. Todo payaso que viajara en el tren quería conocer a Jeremías. Les habían dicho que era un buen crítico. Él se pasaba horas enteras sentado mirando las payasadas, nunca se cansaba, y nunca pensó que eran pavadas. Ser payaso es un oficio difícil, imagínense de ellos dependen cientos de risas, de ellos depende la felicidad de miles, de ellos depende el entretenimiento, de ellos depende el buen humor.

Por supuesto que estaba el vagón del motor, trabajaba rapidísimo, Jeremías lo admiraba. Era increíble y a veces hasta daba miedo. Se trababa muy pocas veces. Pero cuando lo hacía, los maquinistas se pasaban horas tratando de entender el desperfecto. Y ahí entre los sabios estaba Jeremías. No era de mucha ayuda, pero más de dos veces había encontrado la solución.

También estaba el vagón de los amantes viajeros. Era el que Jeremías menos entendía. Él únicamente le tenía amor a sus padres y al tren. Pero todavía no entendía bien del tema, sin embargo, cuando estaba ahí, se sentía un poco más querido por todos.

Y así eran más de 15 vagones, todos repletos de algo. El vagón de los estudiosos, el de los que sólo dormían. Jeremías odiaba ese, cómo las personas podían pasarse el viaje durmiendo y no disfrutar nada.

El penúltimo era el más frío. Horrible, no podías pensar del frío que hacía. Y el último era el que Jeremías más odiaba y menos conocía, no le gustaba ir. Era el vagón vacío, ese no llevaba nada, ni siquiera las luces se encendían ese vagón. Y las persianas siempre estaban bajas, solía hacer frío también. Jeremías había entrado a ese sólo dos o tres veces. No lo aguantaba, se largaba a llorar.

También estaba el que no se usaba cuando llovía. Se empapaba, nadie sabía muy bien porqué, lo habían investigado cientos de veces, pero cuando pensaban que se había arreglado, llovía de nuevo y se volvía a mojar.

Un día el papá de Jeremías fue contratado en una estación. Y, sin querer, había escuchado a su madre decir que ese ya no era un lugar adecuado, no podían vivir siendo nómadas, y Jeremías debía ir a la escuela.

En la siguiente parada el tren se detuvo. La familia del niño bajó. Él ya se había despedido de todos, y cada uno de los vagones, había pasado muchas cosas en ellos, y sentía que no volvería a verlos. Cuando calló el atardecer, el tren – hogar partía al horizonte, dejando un rastro de humo al alejarse. Jeremías lo observó irse lentamente, sabiendo que ya no lo vería nunca más. Recuerda cada imagen de ese momento, y a veces odia que se haya ido tan despacio. Una hora entera tardó en desaparecer, una hora en la que Jeremías sólo lloró y lloró. Estaba perdiendo su casa, estaba perdiendo a las personas que lo habían comprendido y querido durante mucho tiempo. Parte de su corazón y sus sueños partían con la máquina. Hubiera preferido un adiós rápido, seco, sin rastros de humos.

Amó ese tren cómo a nada en el mundo. Pero todo en su momento llega a su fin. Y los trenes deben partir de la estación.

¿Te ha gustado este escrito? LeerLibrosOnline.es premia a los ecritos más populares.

Puedes ayudar a Candelaria Torres a convertir su escrito en el más popular dejando un comentario o compartiendo esta publicación en tus redes sociales.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. cande 01/08/2014
    2. Susana 05/07/2014
      • cande 01/08/2014
    3. anahi 24/06/2014
    4. Sofíaisabel. 24/06/2014

    Add Your Comment