Los dulces años, de LaVyrle Spencer

los-dulces-añosDebo decir que este libro es uno de los mejores libros que he leído hasta ahora.

Y es que desde que lo comencé a leer, no pude dejar de leerlo hasta terminarlo. A donde iba me lo llevaba.

Cuando leí la sinopsis lo primero que llamo mi atención fue la diferencia de edad, y es que normalmente acostumbro a leer libros en donde la diferencia de edad no sea demasiada grande. Y no solo eso, lo que también me resulto interesante fue el diferente estilo de vida en que estaban acostumbrados cada uno. Ella provenía de una ciudad mientras que él era de un pueblo en donde vivían de su propia cosecha.

Linnea es una muchacha de dieciocho años que llega a Álamo para ser la nueva maestra en una escuela rural. Ella es una joven con muchas ilusiones y sueños, mas sin embargo no todo es de color rosa. Ya que cuando llega al pueblo no encuentra nada de lo que ella esperaba.

Theodore Westgaard es un hombre de treinta y cuatro años que vive con su madre e hijo de dieciséis años. Cuando el granjero Teddy va a la estación de trenes para recoger al nuevo maestro, se topa con una pequeña sorpresita..

Al enterarse de que Linnea es el supuesto nuevo maestro, Theodore se niega a albergar en su granja a una pequeña “flor de invernadero” como él la llama.

Aunque al principio ellos dos comenzaron con el pie izquierdo, con el tiempo se va desarrollando una atracción que poco a poco se va haciendo imposible de soportar.

Durante la historia se desarrollan un sin fin de emociones entre estos dos personajes, en los cuales te hacen enamorarte y odiarlos a la vez, sobre todo a Theodore, quien tiene una gran obsesión con la diferencia de edad que hay entre ellos, pero como dijo Linnea… “¿Qué tienen que ver los años con lo que sentimos? Son sólo… números”.

En lo personal, esta historia es completamente fenomenal, me encanto la trama del libro y es que LaVyrle tiene una forma muy especial de narrar cada suceso que hace que te transportes en ella haciéndote sentir las emociones de cada personaje, escuchar cada uno de los sonidos que describe y hasta llegas a sentir que formas parte de ella.

En cuanto a los personajes secundarios, John y la pequeña Roseanne fueron mis favoritos, es por eso que me dio tanta furia saber lo que LaVyrle les hizo, pero bueno, supongo que eso ya formaba parte de la historia.

Aunque el final me gusto mucho, al cerrar el libro te das cuenta de que quedo una que otra duda, pero eso lo dejamos para la imaginación de cada quien…

Si tienes ganas de leer una historia de amor y aventura, que mejor que Los Dulces Años de LaVyrle Spencer.

No estaba dormida ni despierta: Linnea Bandonberg se hallaba en un extraño estado de fantasía inducido —esta vez—por el traqueteo rítmico que se transmitía a través del suelo del tren…

Puntuación: 3/5

Reseñadora: Alejandra Torres

Edad: 16 años

Nacionalidad: Mexicana

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. gummy 26/07/2015
    2. Martha Perez 22/12/2014

    Add Your Comment