Lucas, de Kevin Brooks.

LucasEn Hale, una pequeña isla de apenas cuatro kilómetros de largo y dos de ancho, ocurre una historia, en el que el amor y la amistad esta frente a todo. Caitlin, una adolescente de 15 años, hija de un escritor viudo y alcohólico, descubre que su apacible vida ha dado un vuelco tras conocer a Lucas, un enigmático joven extranjero que parece venir de ninguna parte. Lucas tiene 16, por lo cual es mayor de edad. Cuando llega a la isla, la gente no lo quiere y lo culpan de todo para echarlo, él es realmente tranquilo y sereno, es excelente peleador y siempre tiene un deje de tristeza en la cara. Juntos tratan de demostrar a la gente de la isla de que Lucas es solo un chico nuevo, de que no hay nada que temer, pero todo cambia drásticamente cuando un anciano encuentra a una chica acuchillada en la playa. Lucas es juzgado y Caitlin hará lo que sea para ayudarlo.

Este libro ganó el premio de literatura juvenil en Alemania en 2006.

Sinceramente la reseña no alcanza a explicar lo maravilloso, mágico y duro que es este libro, donde el amor esta en segundo plano

Lucas es solo un chico realmente sabio, con una tranquilidad e inteligencia inigualable:

“Siempre hay una salida. Es sólo cuestión de hallarla”.

Cuánta razón tenía Lucas, siempre hay salidas, que pueden ser buenas o malas.

Caitilin aprende a aceptar que todo es diferente, ya no es una niña, su hermano Es diferente, su padre también, su mejor amiga busca diferentes cosas que ella. En todo el trayecto del  libro va descubriendo quien es ella.

“Todo da vueltas y vueltas sin nunca cambiar en realidad. La vida recicla todo lo que usa. El producto final de un proceso se convierte en el punto de partida de otro, cada generación de seres vivientes depende de las sustancias liberadas por las generaciones que la precedieron…”

El lugar esta tan bien descrito que en algunos momentos me sentía como si estuviera ahí; los ciudadanos eran tan prejuiciosos que me ponían los pelos de punta. Ocurrían en frente de sus narices abusos, impunidad, mentiras y bajezas y para no reconocerlo le echan la culpa a lo extraño, porque son cerrados y no quieren conocer nada nuevo.

Y Caitlin realmente en algunas partes termina sufriendo mucho, es introducida bruscamente al mundo adulto y ella lucha por no ser como ellos.

El final es solamente un final, no sé si bueno o malo, creo que entre blanco y negro seria gris. Este para mí fue muy realista, y lo sentí como lo sintió Caitlin.

Realmente el libro te atrapa desde el principio y no te quedas en ninguna parte, lo ame y espero que ustedes también.

Por eso le doy 5/5 al libro.

Reseña escrita por Paula Agustina Zamudio
Edad: 14 años
Nacionalidad: Argentina.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!