Madame Bovary, de Gustave Flaubert.

Portada Libro Madame BovaryTuve que leer esta historia debido al colegio, pero poco al poco tiempo captó mi atención y lo puse entre obras que debería leer con más atención. Ahora que estoy fuera de toda la presión producida por el ambiente educativo, decidí darle otra oportunidad, esta vez con una lectura más atenta para entender todos sus personajes y situaciones con más claridad.
Muchas personas creerán que todo empieza con Madame Bovary, pero en realidad no es así. Comenzamos conociendo a Charles Bovary, un chico de campo recientemente llegado a la ciudad para realizar sus estudios. Era un chico completamente normal pero con la vívida apariencia de granjero, lo cual le valía ciertas bromas por parte de sus compañeros. Al pasar la historia nos damos cuenta que Charles se acopla a su nueva vida: calificaciones dentro del promedio y una vida modesta; pero de repente se sorprende de la gran ciudad que ahora es su hogar y todo cambia, empieza a faltar a clases y la taberna es su casa. A pesar de eso, realiza un último esfuerzo y se gradúa de doctor.
Charles se va a una zona rural a ejercer su profesión, donde conoce a una señora mayor y decide casarse con ella. Heloíse no dura mucho, ya que muere de manera fulminante poco después de casarse.
En una de sus visitas médicas, Charles conoce a Emma Hoult. Emma era una jovencita que acababa de dejar el internado para ayudar a su padre en una hacienda. Esta joven había crecido bajo un estricto ambiente católico, pero como dice la obra: “le ocurrió como a los caballos que le sujetan tanto con la brida: se paró en seco y el bocado se le salió por la boca”, poco a poco el ambiente católico que tanto amaba le pareció asfixiante y empezó a leer novelas románticas, donde el chico apuesto salva a la doncella y empezó a creer que ese era su futuro, que ella era digna de tener un final tal y como los cuentos. Así que cuando vio a Charles, un médico no tan apuesto pero con una profesión que la sacaría de su inmunda realidad, aceptó a casarse con él. A pesar de que no era su ideal, pensó que en él se encontraba su felicidad.
La flamante señora Bovary queda rápidamente desencantada con su nuevo esposo. Se da cuenta que la profesión de él no acapara mucha popularidad ni dinero, y que su vida doméstica está lejos de ser un ideal de amor. Debido a esto, Emma enferma gravemente y como una medida impuesta por su esposo deciden mudarse a otra ciudad igual de rural para empezar una nueva vida.
En Yonville conoce a León Dupuis, un atractivo pasante de la notaría local. León era muy tímido pero un gran amante de la literatura y la pintura; por lo cual captó la atención de Emma inmediatamente. Al principio, León era un tanto ausente debido a que el respeto y el pudor hacia una mujer casada era lo más importante, pero después León simplemente cayó rendido ante los encantos de Emma y viceversa. A pesar de que ambos mantenían un perfil bajo en este amorío, la gente de esta pequeña cuidad se preguntaba cuáles eran las circunstancias por las cuales este soltero y respetuoso caballero pasaba tanto tiempo con una mujer casada.
En esta historia las convicciones sociales pueden más que el amor, así que León decide abandonar a Emma para formar una familia y una carrera en París. Emma queda devastada, pensando que León fue el gran amor de su vida y resignada a que nunca volverá a conocer este sentimiento en su vida.
Poco después Emma conoce al señor Rodolphe Boulagner, un rico hacendado de inteligencia aguda y muy experimentado con las mujeres. Al momento en que mira a la Señora Bovary, queda completamente enamorado de su belleza y se propone conquistarla. Emma no pone objeción y se envuelve en una relación más turbulenta que la anterior. Ella se volvió descarada y adoptó una personalidad rebelde frente a las convicciones sociales. Los amantes paseaban por el pueblo sin ningún tipo de vacilación, pero ahora que Emma estaba en las manos de Rodolphe, éste dejó de tenerle importancia. Ella estaba completamente enamorada de él y el simplemente tenía un leve afecto hacia ella. Emma quería escapar con él, pero él poseía varias amantes y a medida que pasaba el tiempo empezó a odiarla. Este amorío termina cuando Rudolphe le dice que no se pueden ver más, que va a dejar la ciudad.
La señora Bovary se envuelve en una depresión aún más aguda que nunca. Empieza a comprar ropa desmesuradamente y a abrir créditos con todos los comerciantes de la ciudad. Las deudas y los chismes no tardan en llegar y ella recurre a sus anteriores amantes a pedirles dinero, pero ninguno responde. Las personas por las cuales que ella se creía amada le dieron la espalda y se da cuenta que sólo existe una manera de salir de estos problemas: el suicidio. Emma se envenena con arsénico y da por terminada su vida. Charles la sigue poco después y la hija de ambos es obligada a trabajar a una edad muy temprana.
Madame Bovary es una excelente historia para las personas que como yo están cansada de seguir el patrón de las novelas románticas. De vez en cuando es bueno con toparse con historias como esta porque nos damos cuenta que ni siquiera en el mundo literario todos obtienen el esperado final feliz.
Esta obra también nos invita a reflexionar, ¿estamos siendo gobernados por nuestros sueños imposibles hasta el punto en que no podemos distinguir la realidad?
La novela de Gustave Flaubert tiene varios puntos altos, como la increíble descripción de los paisajes y personajes hasta el gran cambio desde narrador en primera persona a narrador testigo. Algo digno de acotar en Madame Bovary es el hecho de que todos los personajes llegan a un cierre, es decir, que ninguno de ellos queda en el vacío u olvidado.
Al mismo tiempo, esto puede marear a los lectores inexpertos debido a que puede resultar un tanto aburrido y el cambio es tan sútil que deja dudas del mismo.
Personalmente este es un libro que lo disfruté muchísimo, hasta el punto de convertirse en uno de mis favoritos; y no me sorprendería si futuras generaciones lo siguen leyendo.
Puntuación: 4/5

Escrita por: Ximena Quinzo Caiminagua.
Edad:18 años.
Nacionalidad: Ecuatoriana.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!