Escritores Aficionados #300: Maldita Violencia, de Nicole Vera Lozano

Titulo del Escrito: Maldita Violencia
Tipo de Escrito: Crónica
Nombre: Nicole Vera Lozano
Edad: 15 años
Nacionalidad: Colombiana

 

MALDITA VIOLENCIA

Dos balas acabaron con su vida y de nuevo otro soñador con las esperanzas de
otros en manos quedó sepultado entre el olvido de un sueño jamás logrado.
Solo tenía 36 años, 1 sueño que compartía con muchos, miles de personas que le
daban su apoyo, 450 niñ@s a los que daba esperanza cada domingo, cada Día
del niño y cada Navidad; 1 gran mujer que quedó viuda, 1 hija adolescente y 1
pequeño sin padre…
Nadie supo la razón de su muerte y ahora después de 3 años nadie sabe el por
qué no está con nosotros.

23 de agosto de 2011

Esa mañana era como cualquiera, tenía pereza de ir al colegio, eran las 4:00 a.m.
Me levanté como un zombie y fui directo al baño, me senté y me quedé unos
minutos dormida en la taza, me bañé, arreglé, desayuné y quedé lista.

Mientras mi madre regresaba al cuarto para volver a dormir, me quedé recostada
en el marco de la entrada del cuarto de mis padres observando a mi padre
fijamente, solo lo miraba sin decir una palabra… a lo lejos oí el pito de la buseta.
Me quedé por unos instantes analizando si me despedía de él o no, pero por
pereza bajé corriendo las escaleras, cogí mis cosas y al llegar a la puerta, grité:
-¡¡¡¡EXITOSSSS Y BENDICIONESSS!!!! :
-¡LO MISMO¡- Oí a lo lejos y me fui

La mañana se me hizo como cualquiera, las clases eran hartas hasta que fui
tomando ritmo, solo esperaba a que sonara el timbre para largarme e irme a casa.
Durante el recreo de la tarde, sonó mi celular:
-ALÓ… ¿CON QUIÉN HABLO?-
-…-
-ALÓ?-
-…- colgué y seguí hablando con una amiga. Después de unos minutos me
volvieron a llamar:
-ALO? ¿HAY ALGUIEN?-
-…-
-¡BUENAS! ¿HAY ALGUIEN?
-…- volví a colgar, quedé dudosa de quién era el que me llamaba. La preocupación
se me pasó después de que sonó el timbre para volver a clases.

Después de las 2 últimas horas de clase, por fin sonó el timbre para largarme de
allí, salí corriendo hasta llegar a la buseta y me quedé dormida durante el viaje.
Por instinto me desperté justo a unas 2 cuadras cerca de mi casa, y al mirar por la
ventanilla, noté que habían unos autos parqueados en el patio, me enfurecí,
porque me daba rabia de que mi padre trajera gente sin decirme nada.

Mientras recogía mi maleta, noté que no estaba el auto de mi padre y en ese
momento pensé:
-Algo anda mal…

Click en la portada para continuar con la lectura …

¿Te ha gustado este escrito? LeerLibrosOnline.es premia a uno de los cinco escritos más populares.

Puedes ayudar a Nicole a convertir su escrito en uno de los más populares dejando un comentario o compartiendo esta publicación en tus redes sociales.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!