Misery, de Stephen King

Portada Libro MiseryLa fama no hace la felicidad. Paul Sheldon, un condecorado escritor estadounidense es un claro ejemplo de esta frase. Divorciado ya dos veces, había terminado su conocidísima saga, que al mismo tiempo era su infierno personal. Él le dió vida a Misery, la mujer que había tocado miles de vidas con su dramática historia. Esa perra le había arruinado la vida. Tan feliz y libre había estado, cuando en su último libro la había enterrado 4 metros bajo tierra.

Ahora se encontraba en las montañas de Colorado, en una pequeña cabaña a la que él iba a terminar sus obras. Al escribir FIN en el único borrador que tenia de su último libro, había pedido un champagne. Pero en vez de regresar a Nueva York, su conciencia le dijo: ¡que se joda! ¡Vete al Oeste jovencito, al Oeste! E ignorando el aviso del camarero de la gran tormenta que se avecinaba, se subió a su Camaro y partió, en un intento de escapar del estrés y de su tan complicada vida.

La carretera estaba llena de nieve, más allá del parabrisas solo se veía blanco. Solo se agachó para buscar sus cigarrillos. El auto patino y rodo. Todo se volvió negro.

Despertó en una cama. Su cien martilleaba. Sus piernas dolían como el infierno mismo. Lo único que sabía era que esa habitación no se parecía en nada a la de un hospital. Y en ese momento entro ella. Su típica “fan n° 1”, aquella lectora que había seguido a Misery desde el comienzo. Paul había conocido muchas fans n° 1, por eso fue que le pareció tan inofensiva esta mujer, ja ja, pobre Paul, ¿en qué lio te metiste?

Otra vez, King nos demuestra su grandísimo talento en el ámbito de libros de terror. Nos muestra la crueldad humana, la ira, el miedo, el sufrimiento y lo podemos sentir en cada una de las palabras que escribe. Sin dudas, mi autor favorito. Es un libro que todos deberíamos leer, no pasa un día sin volver a sentir lo que sufrió Paul.

Un merecidísimo 5/5, (y si se puede mucho más).

“Le sonrió con una extraña expresión maternal. Por primera vez, el pensamiento afloró con claridad a la mente de Paul: <Estoy en peligro. Esta mujer está loca.>”

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!