Mujercitas, de Louise May Alcott

MujercitasEl libro Mujercitas de Louise May Alcott narra la historia de la familia March y Laurence, ambas entrelazadas por la necesidad de un apoyo solidario y caritativo. La primera afectada por la Guerra Civil de Estados Unidos y la segunda por la riqueza vacía que afecta la gran casa.

Mujercitas es, se podría decir, el primer libro de una serie que narra la historia de Margaret (Meg), Josephine (Jo), Elizabeth (Beth), y Amy, a través de sus vivencias, que afectan directa o indirectamente a las mismas hermanas. El libro “Buenas esposas” es una continuación de la indefinida trama de “Mujercitas”, para así concluir con “Hombrecitos”.

Las cuatro jóvenes principales de la novela se tienen de soporte unas con otras.

Aunque su padre; el Dr. March, este combatiendo en la guerra, él nunca las olvida y ansia el día que vuelva a verlas. El marco que envuelve a toda la familia no afecta las aventuras y fantasías que tienen las hermanas y su adorado amigo Theodore Laurence.

Al principio de la historia se ve un espacio afectado por la ausencia del padre, la pobreza desencadenada por esta misma y la ansia de tener algo mejor, aun así esto no se pierde a lo largo del libro y sirve de impulso para que las “Mujercitas” actúen de una forma más madura, y así, convertirse a lo largo de la trama en personajes que servirían de soporte a niños y adolescentes de la época actual.

Aunque el libro es de un siglo pasado, éste, presenta sucesos que aun suelen apreciarse en la vida actual; como el enamoramiento hacia un amigo, las vergüenzas que se viven en la escuela y los constantes discursos de una madre para remediar la situación de las hijas, estos y muchos otros casos cambian a lo largo de la historia pero no pierden su esencia dramática.

Este es uno de los primeros libros que leí, y al principio uno no espera más que una monótona trama en torno a la Guerra Civil Americana, pero después del primer capítulo el argumento te envuelve y no te deja ir, así es un buen libro, y en muchos momentos te hará llorar y reír; sin embargo siempre lo disfrutaras.

Por más que leas la misma escena una y otra vez, sentirás el mismo remolino de emociones que la primera vez.

Yo lo considero una buena obra para comenzar con novelas clásicas y románticas, es libre para cualquier lector y tiene una estructura de simple entendimiento. Esta novela de igual manera se relaciona con la vida de la autora, por lo que, al leerla, es como abrir un libro de historia y saborearlo desde una perspectiva personal.

“Mujercitas” no es la típica y empalagosa historia de desgracia, servirá de entremés para comenzar con otros libros, para compararla y descubrir que esta obra es hermosa y sobrecogedora.

Puntuación 4/5

Reseña escrita por Manecilla de Reloj
Edad: 13 años
Nacionalidad: Mexicana

Reseña #2

MujercitasReseña escrita por Irene del Carmen Pérez.
Edad: 27 años.
Nacionalidad: Mexicana.

La guerra Civil de los Estados Unidos es el marco perfecto para grandes Historias, en esta ocasión, enmarca el crecimiento y madurez de cuatro hermanas. La familia March, de clase media, debe enfrentar el caótico mundo en que viven mientras se convierten en mujeres productivas aprendiendo que a veces la vanidad, el orgullo, el desinterés y el egoísmo deben ser suprimidos para crear un carácter adecuado en la personalidad.

Margaret, la mayor de la familia, hermosa y femenina se ve enfrentada contra la simpleza de su lugar social en una reunión social, dejando ver sus defectos. Josephine, segunda hermana, siempre orgullosa, decidida y demasiado impropia aprenderá decoro y mesura en compañía de su no muy querida Tía March. Beth, tercera hermana, la más desinteresada y delicada de las hermanas se enfrentará a la terrible situación en la cual la fuerza del espíritu sobre pasa a la voluntad del cuerpo teniendo como gran compañía su apreciado piano. Amy, la más pequeña e inmadura de las cuatro hermanas, la más egoísta y simplemente vanidosa; ella aprenderá que siempre se puede ayudar incluso siendo la más pequeña del grupo.

Un clásico de Louisa M. Alcott donde los preceptos e ideales de toda una generación se dejan ver a través de un grupo de poco convencionales niñas decididas a ser parte del mundo. Se enfrentan a la vida con la frente en alto, sonríen en los momentos valiosos y los pequeños segundos de fresca libertad, lloran ante la incertidumbre de la muerte o la pérdida.

Es, sin duda, un libro cuyo punto fuerte es la facilidad en que puedes verte reflejada en algún personaje. Lleno de perfección en la simpleza de sus vidas, puedes verte envuelta en aquel mundo siendo fácil traspasar sus vivencias con grandes similitudes con las tuyas. La dulzura de algunos personajes como el Abuelo Laurence, quien en un principio puede verse casi antisocial (como muchos “viejos” vecinos), pero que al pasar la historia lo  consideras no solo un gran abuelo, sino un hombre de carácter irreprochable con un sutil tono estoico.

Ame el libro de principio a fin y llore mientras los momentos más dramáticos se desenvolvían. Cada capítulo te deja una gran reflexión y te envuelve en la sobria realidad de la época. Fue el primer libro que leí, cuando tenía doce años, es uno de mis favoritos y le tengo mucho cariño. Cada cierto tiempo vuelvo a leerlo solo para recordar momentos de este, o apoyar ciertas ideas en las actitudes de las protagonistas.

El desarrollo de la trama a veces es lenta, en especial cuando comienza, pero conforme se van suscitando acontecimientos más profundos, la trama danza en un rápido movimiento apreciando cada detalle de esta. Los personajes son tan variados que difícilmente puedes odiar a alguno. Dentro de la trama no existen más villanos que la propia guerra, la pobreza y la enfermedad. Cuestiones con las cuales muchos se sienten más que identificado.

No creo que sea un libro “solo para niñas”, pero sinceramente también puede ser disfrutado por los hombres. Se disfruta demasiado el personaje de “Teddy”, ya que es un poco irreverente y algo desinteresado en muchas situaciones, pero es sin duda el fuerte personaje masculino necesario en un momento importante. Posee muchas virtudes y también miles de defectos que acompañan varios enredos dentro de la historia.

Laurie Laurence es de mis personajes favoritos por el carácter fuerte, testarudo, un tanto vanidoso pero siempre con mente clara sobre lo que es, lo que siente y cómo ve el mundo. No es típicamente un personaje “niño rico”, pero se siente siempre en “la friend zone”  con respecto a Jo.

Hay grandes momentos de diversión y otros donde sentirás el corazón palpitar con fuerza. Si bien no es una novela expresamente romántica si es una con la que las vivencias de los protagonistas pueden adecuarse a las tuyas.

En conclusión esta es una excelente novela para disfrutar cuando comienzas con el género clásico. La autora siempre narra de manera tan rítmica que no aburre, e incluso existe una secuela, aun cuando no es considerada expresamente saga, este libro es el inicio de las muy queridas historias de la Familia March.

Sin duda mi personaje predilecto, es en gran medida, Jo. Pero siempre adoraré a Teddy, a pesar de sus momentos de mentiras y sus intervenciones al correo.

 Puntuación: 4/5

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!