Nadie me verá llorar, de Cristina Rivera Garza.

nadie portada

  ¿Cómo se convierte uno en  un fotógrafo de locos?, pregunta Matilde Burgos a Joaquín Buitrago. Buitrago un aristócrata venido a menos, cuyo único oficio es ser el fotógrafo de los locos que habitan en “La Castañeda”, el manicomio  de la ciudad de México, de finales del S XIX y principios del S XX.

     La pregunta hace eco en Joaquín, porque Matilde no es una loca común, por el contrario sus ojos revelan una curiosidad que sólo se ve en las personas normales. Joaquín comienza a recordar toda su vida, al parecer en los profundos recuerdos de su juventud la cara de Matilde comienza a revelarse poco a poco como el negativo de una fotografía. Está desnuda en un vieja foto ¿Era la Diablesa, prostituta del célebre burdel  LA Modernidad?.

     Joaquín irá desentrañando la vida de Matilde, se convierte en su obsesión.  Quiere que Matilde le cuente historias, las historias que a lo largo de su vida ha entretejido, los personajes que ha tocado, los lugares que pisado.

     Historia de desencuentros, de vaguedades, que mediante la pluma de Cristina Rivera se convierten en recuerdos precisos que le van dando forma a la novela.  Ambientada en  México, en sitios tan diferentes tanto geográfica como social y culturalmente, la obra recorre desde  Papantla Veracruz, La Ciudad de México y el pueblo minero de Real Catorce en San Luis Potosí, en su  época pre y post revolucionaria.

    La prosa  ágil de Cristina hilvanará cada uno de los sucesos de los personajes y nos mantendrá atentos, interesados en la vida de Joaquín,  un artista del lente que su vicio por la morfina lo mantiene en la pobreza material y del alma. Sólo la inquietud de sacar a Matilde del manicomio para oír su historia puede contrarrestar la importancia de la morfina y del recuerdo de Alberta, que lo ha dejado maldito.  Pero Matilde, la niña que sacan de Papantla, aquella que esconde sus lágrimas para que nadie la vea llorar ¿Estará dispuesta a convertirse en el ángel agradecido que busca Joaquín? O Su espíritu rebelde buscará la paz  y el silencio de sus historias en la soledad de su esquizofrenia.

     Puntuación 4/5.

Verónica García Castro.
45 años.
Mexicana.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!