Second Chance Summer, de Morgan Matson

Second Chance Summer, de Morgan MatsonSinopsis

La familia de Taylor podría no ser del tipo cariñoso, —todo el mundo está demasiado ocupado y sobresaturado— pero en su mayor parte, se las arreglan bien. Entonces, reciben noticias que lo cambian todo: Su padre tiene cáncer de páncreas, y es etapa cuatro: lo cuál significa que básicamente no hay nada que hacer. Sus padres deciden que la familia pasará juntos sus últimos meses en la vieja casa de verano en las montañas de Pocono.

Apretujados en un lugar mucho más pequeño y más rústico del que están acostumbrados, comienzan a lograr conocerse de nuevo. Y Taylor descubre que las personas que pensó que dejo atrás realmente no hay ido a ningún lugar. Su antiguo mejor amigo de verano repentinamente aparece, como es su primer novio… y es mucho más lindo a los diecisiete de lo que lo fue a los doce.

A medida que avanza el verano, los Edwards se convierten más en una familia y más cercanos de lo que nunca lo han sido antes. Pero todos son muy conscientes de que están luchando contra el tic-tac del reloj. A veces, sin embargo, hay suficiente tiempo para tener una segunda oportunidad: con la familia, con los amigos y con el amor.

Opinión Personal

No voy a decir que el libro no es triste porque lo es, es triste pero hermoso, tan hermoso que  hace llorar.

Todo para Taylor de 17 años se desmorona el día que su familia se entera de que su padre tiene cáncer. La relación entre ellos es buena, pero no son de esas personas que se suelen abrazar mucho o decirse que se aman todo el tiempo o cosas por el estilo. Pero todo cambia ese día, el tiempo de su padre se agota, Taylor lo sabe pero no tiene ni idea de cómo lidiar con eso. De esa forma la relación con su familia entera mejora, todos y cada uno de ellos se vuelven a conocer, especialmente Taylor y su padre.

Con idas y venidas al restaurante al que solía ir Taylor con su padre Robin y al que regresan haciéndolo de una rutina para los dos, un nuevo perro que es un fastidio pero que hace todo más soportable, el desarrollar una mejor relación con sus hermanos Gelsey y Warren, un trabajo de verano en la misma tienda donde también trabaja su ex―mejor amiga Lucy, las salidas con Henry como si aún tuvieran 12 años, Taylor descubre el verdadero significado del amor, del vivir día a día y de que siempre hay una oportunidad para todo.

Y sí, uno llora al leer, disfruta de los momentos románticos y se ve el crecimiento de Taylor a lo largo del libro. El final es rompe corazones pero deja un hermoso recuerdo que te hace valorar lo que tienes. A veces la vida nos golpea muy duro pero siempre habrá una oportunidad para hacer las cosas bien. Una segunda oportunidad.

Yo le doy un 5 de 5 puntos. Para mí fue maravilloso. 

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!