Escritores Aficionados # 12: Segundos del Corazón, de Gleinsmar Marin

Titulo: Segundos del Corazón
Tipo de escrito: novela corta
Autor: Gleinsmar Marin
Edad: 15 años
Nacionalidad: Venezuela

Yo sabía que él estaba el borde de la muerte. Nadie lo dijo en voz alta porque no era necesario decirlo para confirmarlo. Esquive a las personas que empezaban a agruparse alrededor de la terrible escena. La policía ya había llegado pero no la ambulancia. Llena de terror y temor llegue a donde él estaba tumbado en el suelo con el costado ensangrentado, con impotencia caí de rodillas junto a él y tome su mano entre las mías. A mí alrededor testigos murmuraban a los policías el intento de robo que habían presenciado. Mi pobre Louis solo quería ayudar pero todo salió mal y el terminó con una apuñalada en su costado derecho. Acaricie su mejilla al momento en que sus parpados temblaron. Lentamente abrió los ojos encontrándose con los míos, una débil sonrisa curvo sus labios y un brillo inundo sus hermosos ojos.

-Rouse-Susurro mi nombre débilmente.-Louis, tienes que resistir, vas a estar bien, la ambulancia ya debe de venir en camino-Mi vista se nublo por las lágrimas que no permití que fueran derramadas-Vas a estar bien.

Acaricio mi mejilla y me dedico una bonita y pequeña sonrisa. Ambos sabíamos que el moriría. Él ya había aceptado la verdad pero yo no. Pues esa verdad me desgarraba el alma y hacia que mi corazón doliera como nunca lo antes lo había hecho. Movió su mano lentamente y con dificultad,  hasta el bolsillo de su pantalón y saco una pequeña cajita forrada en terciopelo rojo. La abrió muy despacio mostrando un delicado y hermoso anillo de oro el cual tenía grabado las palabras ”por siempre”. No me hizo ninguna pregunta como yo creí que haría, el solo tomo mi mano derecha y me puso el anillo en mi dedo índice.

-Quiero que seas feliz, quiero que conozcas a alguien que te amé y que te des la oportunidad de amarlo-Susurro con voz débil-Quiero que vivas cada momento de tu vida con una sonrisa en esos hermosos labios. Quiero que tengas un hogar con una familia, y vivas nuevas experiencias todos los días… Pero sobre todo quiero que recuerdes que una vez me conociste y te amé con toda mi existencia. Olvídame en los momentos adecuados y recuérdame cuando te sientas sola, pero no me recuerdes como estoy ahora, recuerda solo los momentos que vivimos en los que no podíamos borrar la sonrisa de nuestros labios.- Cada vez su voz se hacía más baja y débil.
-Te amo, Louis-Susurre mirando sus ojos, aquellos hermosos ojos azules en los que el amor nunca desaparecía ni siquiera ahora, en el borde de su muerte. Entrelace nuestras manos.
-Te amo, Rouse-Susurró. Me incline y lo bese. Nuestro último beso. Su último aliento.

-Te amare…-Susurro, sus ojos cerrándose lentamente. -Por siempre.

Supe el momento en el que se fue. No necesite sentir su mano caer. No necesite ver que su pecho dejo de subir. Ni comprobar su corazón. Simplemente sentí cuando el momento llego. Supongo que así se siente cuando pierdes tu corazón. Sentí una ligera brisa rozar mi rostro y mis mejillas como si fuera un pequeño beso. Fue cuando finalmente libere mis lágrimas, permitiendo a mi alma llorar la pérdida de su gemela.

FIN

Más de Gleinsmar Marin:

La chica del café

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. Shorty 21/01/2014
    2. Rubén Danilo Navas Martínez 06/11/2013

    Add Your Comment