Escritores Aficionados #68: Sueño, de Colibrí

sueño

Titulo: Sueño
Tipo de escrito: Cuento
Pseudonimo: Colibrí
Edad: 46 años
Nacionalidad: Mexicana

Planeaban asesinarla, sabían que era más grande, mas fuerte, pero ellos dos contaban con la ventaja que las daría la sorpresa, repasaban todos los días el plan desde el día que se descubrieron mirándola con los mismos ojos de odio, después de la discusión ganada por ELLA como siempre, no con razones sino por que representaba la autoridad, le encantaba pisotear su fragilidad de niños.

Estando solos pasado el regaño, rumiando sus pensamientos en silencio surgió la pregunta al mismo tiempo:

Y…si nos deshacemos de ella?

Silencio nuevamente mientras se miraban a los ojos, estudiando las verdaderas intenciones, dándose cuenta de que los dos lo decían con toda convicción, desde ese momento idearon muchos planes hasta encontrar el adecuado.

No se dejaría llevar tan fácilmente, a final de cuentas nunca les hacía caso, tendrían que desesperarla, aguardar el momento oportuno, quizá aguantar más golpes; sería simple:

ELLA los mandaría al sótano, con sus doce escaleras precisas, no encontrarían lo que les mandó a buscar, tardarían y tardarían dejando pasar el tiempo, utilizándolo en colocar canicas en el segundo escalón, ELLA nunca bajaba tomándose del barandal, siempre venía dispuesta a golpear a maltratar y vociferar, aguardarían a ver la gloriosa puerta del sótano abrirse. Primer escalón, segundo y su odiado cuerpo resbalando en cualquier posición, observándolo al caer, con una que otra sorpresa  ante los golpes que se daría, y si acaso lograra salvarse…si no se terminara..Los dos estaban dispuestos a rematarla, no, no tendría que salir viva.

Y después a recoger huellas, a componer la escena no sin antes festejar el triunfo, una y otra vez habían ensayado las lágrimas, las palabras, nadie dudaría de su tristeza, sólo ellos sabrían de la felicidad de verse librados de tanta hipocresía, de ser tratados de una manera frente a las personas, de la soledad, humillaciones , castigo y mentiras estando en su casa.

Fueron sacados de sus sueños por la voz de ELLA que decía:

–   Matías, Sara vayan por sus uniformes al sótano, no querrán ir como siempre: marranos, a la primaria.

–  Si, mami- contestaron con un brillo especial en la mirada, lentamente, con sonrisas de satisfacción bajaron contando uno a uno los doce escalones hacia la libertad.

 

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!