Escritores aficionados #258: Sueños Voladores, de Lorena Stefania Cristancho Mora

Título del escrito: Sueños Voladores
Tipo de escrito: Cuento
Género: Fantasía
Nombre: Lorena Stefania Cristancho Mora
Edad: 14 años
Nacionalidad: Colombiana

paloma

 

 SUEÑOS VOLADORES

Aún recuerdo cuando era una pequeña e inofensiva hoja de papel blanco, me encontraba encima de un pupitre cuando, de repente, un niño me cogió y empezó a doblarme de distintas formas, hasta que me convirtió en un avioncito de papel, volé alegremente por todo el salón, me encantaba la sensación de estar flotando por el aire y las felices voces de niños y niñas gritando al verme volar; hasta que uno de ellos dijo: “¡La profe!, ¡la profe!” y me lanzó por la ventana del salón, aterricé en la esquina de una casa escondida, y ya no pude volver a volar porque no había nadie para que me lanzará nuevamente. Luego miré al cielo, había una bandada de palomas volando, mi corazón de papel palpitaba alegremente, pues me imaginaba como una paloma, recorriendo el cielo, tocando las suaves nubes, ¡sería tan divertido!

Cuando terminé de soñar, vi que una de ellas no podía volar bien, porque tenía un ala rota, cayó justo al lado mío, pude ver que estaba llena de temor, así que le empecé a hablar para distraerla, le pregunté por qué tenía miedo, y ella dijo que presentía que la muerte se acercaba cada vez más, entonces le pedí que me contará sus recuerdos más felices, y ella sonrió y empezó:- Recuerdo el día en que aprendí a volar, era una hermosa mañana soleada y el jardín estaba lleno de hojas de diversos colores, salté del nido, agité mis alas fuertemente, ¡y lo logré!.

»También recuerdo el día en que conocí a “Cupcake”, un pequeño gatito muy juguetón, siempre jugaba a perseguirme por los tejados, casi nunca lograba atraparme-.

¡Qué rápido voló el tiempo!, la noche se acercaba, y junto a ella una gran tormenta, el helado viento soplaba muy fuertemente, vi que mi amiga estaba temblando y tenía más miedo que nunca, sentí que mi cuerpo se debilitaba cada vez más y que me iría a desintegrar en algún momento:- No creo que sobrevivamos esta noche- dijo temblando:- Tienes razón, bueno me alegra haberte conocido, piensa que al menos moriremos juntos- después de eso, mi amiga cerró los ojos, y yo me desintegré completamente.

A la mañana siguiente me sentía extraño, me acerqué a un charco y vi mi reflejo, me sorprendí al ver que era una paloma blanca como mi amiga, no la veía, pero a la vez sentía que estaba muy cerca de mí, extendí mis grandes alas blancas y volé, ¡al fin era una paloma!, tenía un pico muy fino, plumas blancas y suaves, y un corazón grande y bondadoso, fundido con el de mi querida amiga.

¿Te ha gustado este escrito? LeerLibrosOnline.es premia a los ecritos más populares.

Puedes ayudar a Lorena a convertir su escrito en el más popular dejando un comentario o compartiendo esta publicación en tus redes sociales.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!