Escritores Aficionados #37: Taza de cafe, de Red Riding Hood

Titulo del escrito Taza de cafe

Tipo de escrito Cuento corto

Nombre Red Riding Hood

Edad 15

Nacionalidad México

 

 

Las sensaciones mas hermosas de la vida jamas se ven venir, solo llegan por sorpresa, y no nos dan tiempo de reaccionar, solo pasan, pero las disfrutamos, y jamas las olvidamos.
Una tarde de otoño. Lentamente se veía irse la temporada de otoño y se podía ver como la temporada d invierno llegaba. Aun se podía respirar aquel ambiente de otoño, aquella sensación de tranquilidad y aquel aroma de las hojas desvaneciéndose.
En alguna cafetería de la cuidad, se encontraba una chica, no se podía decir que era la mujer mas hermosa del mundo, pero tampoco era fea, ella era mas bien normal, tenia el cabello castaño oscuro, la piel morena y los ojos cafés.
Estaba sentada, tomaba una taza de café, no prestaba atención a nada y al mismo tiempo prestaba atención a todo, poco a poco los ruidos de aquella cafetería se convirtieron en uno, uno fuerte pero al mismo tiempo inaudible. La chica, de nombre Gin, sostenía la taza de café con ambas manos, solo para sentir como el calor de esa taza se pasaba a ella.
Un chico alto, de cabello negro y ojos azules entro a la cafetería, estaba acompañado de un chico de cabello castaño y ojos cafés, era un poco mas alto que el, y una chica, con el cabello y los ojos del mismo color que el primer chico. Los tres reían como si estuvieran contando historias muy divertidas. Buscaron una mesa y se sentaron.
Gin no pudo evitar mirar al chico de cabello negro, miraba como cada vez que sonreía su rostro se volvía mas encantador, de repente se paso una mano por el cabello y lo despeino, lo que lo izo verse aun mas guapo.
Los ojos de aquel chico se encontraron con la mirada de Gin, duraron un par de segundos conectados hasta que Gin se puso nerviosa y fijo su mirada en el café, se sintió una tonta, pensó que tal vez aquel chico se había molestado, a nadie le gusta sentirse observado y menos por una total desconocida.
Cuando Gin volvió a levantar la mirada el chico ya no estaba sentado en la mesa, entonces sintió que alguien llego por detrás de ella y se sentó, justo junto a ella.
—Soy Jason — Tenia la voz mas hermosa del mundo, Gin quiso responder pero en su lugar solo balbuceó —¿Te molesta que me siente aquí?
—No — Esta vez sonó mas natural — Me llamo Gin.
Esa era un presentación muy común, pero era el principio de algo grande. Ella solo fue a un cafécomo cada sábado, y se encontró con el chico mas maravilloso del mundo, algo que ella jamas espero, un chico que la hizo sentir única.
Pero así suele ser la vida, las sensaciones mas hermosas de la vida jamas se ven venir, solo llegan por sorpresa, y no nos dan tiempo de reaccionar, solo pasan, pero las disfrutamos, y jamas las olvidamos.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!