Escritores Aficionados #21: Te amo, de alejandravergarap

Titulo del escrito: Te amo
Tipo de escrito y género: Relato. Drama.
Nombre o pseudónimo: alejandravergarap
Edad: 18 años.
Nacionalidad: Venezolana.

 

 

Te amo.

Una vez más.

Te amo.

Vamos, otra vez.

Te amo.

¡Suéltalo, tú puedes!

Te amo. Te amo. ¡Te amo!

Fallaste.

Se repetía en la mente de la chica una y otra vez, siendo incapaz de pronunciarlas abiertamente. No podía, no tenía el valor para hacerlo. Se dejó caer de espaldas en su mudilla cama, con la mandíbula tensa negándose al simple hecho de dejar escapar tales palabras de su boca, cargadas con el aquel fuerte sentimiento que le empezaba a carcomer por dentro, lastimándola como un puñal que atraviesa el corazón sin contemplación alguna.

Te amo.

Probó, más no tuvo suerte. Se sentía estúpida al verse presa de aquellas palabras, condenadas a tragárselas rudamente ante su inutilidad por decirlas, por gritarlas sin pena alguna, sin importar las consecuencias que podría a ver por eso.

Porque decirle al novio de tu hermana, ‘te amo’  no iba a generar nada bueno. Una deshonra para la familia, una inmensa decepción y tracción para su hermana mayor. ¿Por qué tuvo que fijarse en alguien ocupado, prohibido? Ah sí, en el corazón no se manda. O eso había escuchado por ahí, y Rose se lo había creído.

Quería creerlo. Necesitaba creerlo.

Tristeza. Agonía. Desesperación. Esos sentimientos y muchos más recorrían cada célula de su cuerpo, intensificándose al recordar  el porqué estaba en esa situación.

Y Rose lloró como otras veces, apretando sus labios negándose al hecho de experimentar tales sentimientos.

Te amo.

Solamente quería pronunciarlo una vez, ¡sólo una vez! Para que la desesperación se esfumara de cuerpo, para que ese nudo en su garganta le permitiera respirar con libertad. Pero no podía hacerlo, aunque lo gritara al aire, ella sabía que esa declaración era para él y seguramente un escalofrío de aversión recorrería su cuerpo. No lo diría, no tenía derecho a sentir eso por alguien que claramente no era para ella.

Te amo.

Se lo tragaría las veces que fuese necesario, sin importar cuán lastimada salga por lo mismo. Sin importar si su corazón clama por esa paz que ya no se podía permitir sentir. Sellaría sus labios por siempre, y aquel ‘te amo’ tendría que ser enterrado junto con sus sentimientos, junto con ese amor que ahora era parte de ella.

Te amo.

No lo diría, jamás.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!