Escritores Aficionados #239: Tenebrosa Pesadilla, de Josue Hernandez

Título del escrito: Tenebrosa Pesadilla
Tipo de escrito(Relato), Paranormal, Misterio/Suspenso.
Nombre: Josue Hernandez
Edad: 16 años
Nacionalidad: Venezolano

Tenebrosa Pesadilla

TENEBROSA PESADILLA

Me levanto y voy a la cocina para tomar un vaso con agua, salgo de la cama y bajo las escaleras para entrar ya a la cocina. Enciendo la luz de y abro a puerta de la nevera, tomo un vaso y vierto un poco de agua en el. Al llevarme el vaso a la boca veo una figura borrosa y oscura a mi derecha, alcanzo a tomar un trago y no resisto a mirar, miro, una pequeña niña muy blanca, asiática con su cabello negro muerte y su piel tan blanca como la nieve. Lleva en la mano un cuchillo pequeño pero muy afilado embarrado de sangre seca.

« Mierda, hasta aquí llegue».

Escucho una risa burlona en mi mente, supongo que es de la niña. No se que es, ¿un fantasma?, se apagan las luces, se vuelven a encender, ya no hay puertas, no hay nevera, estoy solo en una habitación con la niña.

No podrás escapar de mi— dice la niña con una voz tan chillona que acorro a taparme los oídos.

— ¿Por qué quieres matarme?— pregunto esperando una respuesta.

—    Tienes algo que me pertenece.

«Tengo algo que le pertenece, esto me preocupa».

La niña se viene hacia mi, corro hacia la ventana que esta a mi lado izquierdo, la abro cuidadosamente y coloco un pie sobre ella para saltar hacia afuera, miro hacia la parte de afuera, esta la piscina. Salto y caigo sumergiéndome en el agua, nado hacia la parte de afuera para tomar aire pero ya no hay salida, estoy en la parte de debajo de la casa. Es una piscina subterránea debajo de la casa, nado para llegar hacia la parte del garaje. Durante el pequeño recorrido puedo ver los pilares que sostienen la casa y muchos escombros debajo de ella, a metros de llegar al garaje veo una luz que puede ser la salida, el agua se esta tiñendo de color rojo, miro hacia atrás y logro ver algo borroso y muy oscuro. La niña me sigue dentro de el agua, encuentro la salida y no es como pensaba, es una pequeña isla de escombros de dos metros cuadrados. Salgo y miro hacia todos lados para salir de la isla de escombros pero todo oscurece y solo hay una pequeña luz que ilumina muy poco. La niña sale del agua roja, se me viene un pensamiento rápido «no carga el cuchillo», pero no carga las manos vacías, tiene entre sus pequeñas manos un corazón latiendo, goteando sangre como si lo acabasen de sustraer.

—Ahora entiendo todo— digo al ver aquella escena. — me culpas de que no te haya dado el corazón de mi novia.

—No te culpo…— menciono la niña mientras clava sus ojos como navajas en mis ojos. — es la realidad, afróntala. Ahora vivirás el resto de estos segundos con tu conciencia sucia.

            Ella rió descaradamente durante varios segundos, mientras me entra escalofríos como espinas de hierro enterradas una a una en mi piel.

            Corre hacia mí y se me lanza encima, no puedo deshacerme de ella. Forcejeo para quitármela de encima pero ella se aferro con sus uñas en mis hombros. Me lanzo contra el piso para golpear su espalda y así lograr que me suelte pero no paso nada, me levanto rápidamente y me lanzo a el agua tan roja como las rosas, el peso me hunde al fondo y no puedo ver nada, ya no siento su peso encima pero tampoco puedo moverme y salir a la superficie para tomar oxigeno. Cierro los ojos para olvidarme de todo y me quedo dormido.

            Despierto en el césped de afuera de mi casa, mojado, siento que me tironean para despertarme pero no lo puedo hacer, estoy muerto, no despierto. Logro abrir los ojos para saber en donde me encuentro y veo a una adolescente en frente de mí, tan pálida como el papel, cabello negro como la noche y con sus pequeños ojos achinados. Es la niña de mi pesadilla.

Esta historia fue basada en un sueño.

¿Te ha gustado este escrito? LeerLibrosOnline.es premia a los ecritos más populares.

Puedes ayudar a Josue Hernandez a convertir su escrito en el más popular dejando un comentario o compartiendo esta publicación en tus redes sociales.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!