Trilogía Summer I: The summer I turned Pretty, de Jenny Han

Reseña #1

Escrita por Romina Ibarra
Edad: 15 años
Nacionalidad: Argentina

The summer I turned Pretty, de Jenny Han

Belly mide su vida en veranos. Todas las cosas buenas, todas las cosas mágicas ocurren entre los meses de junio y agosto. Los inviernos son simplemente un tiempo para contar las semanas hasta el próximo verano, un lugar lejos de la casa de la playa, lejos de Susannah, y más importante, lejos de Jeremiah y Conrad. Son los chicos que Belly ha conocido desde su primer verano—Ellos han sido sus figuras de hermanos, sus amores, su todo lo demás. Pero un verano, un terrible y maravilloso verano, las mayoría de las cosas cambian, de la más extrema manera en que debió de haber sido desde el principio.

Empezaré por decir que no es solo un libro basado en el romance de una chica de 15 años, Jenny Han nos trae algo diferente y refrescante para disfrutar.

Empecemos por Belly, nuestra protagonista. Ella fue prácticamente criada entre hombres, por lo que sus amigos Jere y Con, siempre la han visto como un nene más en la pandilla. Sin embargo, este verano todo cambia, Belly se convierte en una adolescente y presenta todos los cambios que esto implica, por lo que empieza a llamar más la atención y a ser vista como una mujer. En primer lugar, la idea me pareció bastante buena, medir tu vida en veranos con la añoranza de que llegue en siguiente y que en esos meses, exista la posibilidad de que algo bueno pase. Belly es muy sencilla, no podría describirla mucho, es alguien humilde, que se queda en el molde, muy simpática y amigable, es esa clase de chica que le agrada a todas las madres para que sea tu mejor amiga. Una buena influencia, sin ser irritable todo el tiempo.

Respecto a los chicos, son el agua y el aceite. Los hermanos se llevan bien, pero no tienen nada en común. Jeremiah es aquel que como prioridad figura como tu mejor amigo; sabe escuchar, es atento y saca sonrisas con solo mirarte, sus actitudes con Belly son siempre buenas y amigables. Conrad… muy por el contrario, tiene una actitud rebelde y poco atento. No le interesa mucho nada y el amor no es algo a lo que él esté abierto.

Me pareció que se logró todo bastante bien con lo que respecta a los personajes. Son muy reales, no pintan  ninguno como el galán de cine, ni tampoco esta la protagonista tonta. La originalidad en los protagónicos se ve muy bien plasmada.

Todo lo que sucede, al principio parecía que encaraba al romance y solo a eso, pero de a poco, con varios recuerdos de Belly de veranos pasados, de sus cambios en este, sus nuevas actitudes frente a los chicos y la manera en que ellos responden, nos damos cuenta que la autora apunta a otra cosa: dejar un mensaje. Un claro ejemplo, es el final. Ya muy cerca de este sucede algo que se siente como una cachetada, un balde de agua fría por la cabeza. Al finalizarlo, entendí más que nunca el porqué debemos valorar lo que tenemos, amistades, familia, un techo, alguien con quien hablar, alguien quien nos quiera. Todo esto se refleja en las relaciones de Belly con cada integrante de la casa: Su mamá, Susannah, Conrad, Jeremiah y Steven.

Me pareció adorable la manera de dejarnos ver todo esto, porque el libro ni siquiera roza lo cursi o complejo, al contrario, es muy simple, con un lenguaje muy coloquial propio de una adolescente de casi 16 años. Esa fue una de las cosas que más me gustó, la simplicidad con la que nos encontramos, pero como dentro de esa simplicidad, encontramos algo mucho más complejo.

El ritmo del libro se mantiene constante, ni rápido ni lento, ágil y se ambienta bastante bien. Podemos sentirnos en la casa de verano de la familia, pero no nos estancamos ahí, el ritmo, como dije, es ágil y nos trasporta todo el tiempo a cosas nuevas, como los pensamientos de Belly y sus pequeños recuerdos, que son los que más nos llevan a entender la historia y poder analizarla.

No estoy para nada arrepentida de haber probado la trilogía y sin duda voy a dar un espacio en mi tiempo para leer los siguientes títulos: Is not a Summer without youWe’ll always have a SummerQuedé encantadísima con esta primer entrega, y aunque no es de mis libros preferidos, sin duda ha sido una preciosa experiencia haberlo leído.

Puntuación: 3.5 de 5

Reseña #2

Escrita por: Sugey Merino
Edad: 14 años
Nacionalidad: Mexicana

Esté, es uno de esos libros que uno lee su sinopsis, ve su portada y dice algo como: “ha de ser bueno para para el rato, seguro me divierto leyéndolo”. O por lo menos, eso fue lo que dije cuando lo vi. El libro estaba desde hace mucho en mi lista de espera por leer, se me hacía un libro entretenido y que iba a gustar, tal vez me decepcionará, esto lo pensé después de que me enterará de que era el primero de una trilogía, porque yo no encontraba motivo para hacerlo tan grande(y después de haberlo leído tampoco la encontré). Al final, mientras buscaba una lectura ligera para leer esté verano–irónicamente, lo sé–, encontré esté libro y fue como perfecto. Como dije, llevaba tiempo queriendo leerlo, pero no me animaba, escribo está reseña en Agosto, a dos días de haber leído el libro, y justo como dice la sinopsis: “Todas las cosas buenas, todas las cosas mágicas ocurren entre los meses de julio y agosto”. En mi opinión concuerdo con ello, así que, estando a un día de terminar mi verano–sí, mañana es mi último viernes antes de volver a la escuela–, les vengo trayendo mi reseña de una de mis últimas lecturas de verano, que irónicamente, es un libro sobre el verano.

La historia podría suponerse algo sencilla y sin mucha trama, pero de hecho, es bastante buena. Está contada desde el punto de vista de Belly, algunos capítulos, de veranos pasados(la única cosa que no me gusto de libro) y la mayoría del actual. Belly pasa cada verano en la casa de playa de Susannah, la mejor amiga y casi hermana de su madre, siendo muy unidas, también lo son sus hijos. Belly, su hermano mayor Steven, viajan junto con su madre hasta la casa de playa de Sussanah, quien tiene dos hijos: Conrad y Jeremiah. Conrad es el mayor de todos, tiene diez y ocho años y supera a Belly por más de dos años.

Belly siempre ha estado enamorada de Conrad, pero esté nunca le ha puesto atención. Conrad y Jeremiah ven a Belly como una hermana menor, y claro, Steven, que la ridiculiza todo el tiempo y la tacha de infantil, contribuye a esta causa. Belly siempre se emociona cuando Conrad, Jeremiah y Steven la incluyen en sus planes, siendo la menor y a la que nunca incluyen, para Belly significa mucho.

Pero entonces Belly tiene casi dieciséis años, ha cambiado. Lo sabe cuando llega el primer día a la casa y las miradas que Conrad y Jeremiah le dedican no son de niña pequeña. Pero aunque esto emociona a Belly no es todo, Steven aún se encarga de hacerla ver como una niña.

El verano le parece a Belly algo que podría resultar como el mejor verano y a la vez, como el peor. Porque ella no ha sido la única que ha cambiado. Conrad está irreconocible, todos parecen extraños y ella no sabe qué hace con todo eso, pero eso sí, el verano promete mucho.

Debo decir, que ha sido una historia que no esperaba que me fuera gustar tanto, Belly, sobre todo, pero la autora ha sabido ponerlo esa forma que hace que te conectes con la protagonista y sientas, piensas y percibas como ella lo hace.

Los personajes de Conrad y Jeremiah han sido de mis favoritos, son realistas y divertidos y tienen mucho carisma, sobre todo Jeremiah. En cuanto leí los tres primeros capítulos sabía que estaba destinado a gustarme, no porque fuera de esos libros que te cambian la vida, como dije al principio, es un libro para pasar el rato, pero es un libro para pasar el rato MUY bueno.

Entretenido, romántico y divertido, la historia nunca baja el ritmo y terminamos encariñándonos con ella.

Aunque esté verano esté finalizando, no esperen el siguiente para leerlo, no los va a decepcionar.

Puntuación

Personajes: 4/5
Trama: 4/5
Narración: 3/5
Ritmo: 3/5
Ambientación: 3/5
Valoración General: 3.5/5

Reseña #3The summer I turned Pretty, de Jenny Han

Reseña escrita por Chispita

Belly es una chica de 15 años que pasó todos los veranos de su vida junto a su madre y su hermano en Cousins Beach, la casa de Susannah, la mejor amiga de su mamá.

Belly pasó esos veranos con los hijos de Susannah, Jeremiah y Conrad, contando también a su hermano Steven. Desde pequeña ha estado enamorado de Conrad, el mayor, un chico arrogante y egoísta.

Ese verano es completamente distinto, ella quiere que la dejen de tratar como la niñita que era antes. Quiere que se den cuenta de que creció.

Belly conoce a un chico maravilloso (Cam) en una fogata. Inteligente, vegetariano, escribe poesía, tranquilo… Belly en un momento del libro cree que es gay. Desde el principio supe que ellos dos no eran el uno para el otro, y no me gustó esa pareja.

Ella piensa que olvidó a Conrad y que el mundo no gira en torno a él. Aun así… sabe que eso no es del todo cierto.

Un problema llega a la vida de Belly, y existe la posibilidad de que este verano sea el último. Ella está dispuesta a hacer lo que quiera con tal de que no sea así.

La historia es muy bonita, no tanto como para hacerme llorar, pero me adentré en el libro. Creo que la escritora hizo un gran trabajo con ‘The Summer I Turned Pretty’.

Este libro me ha gustado mucho. Los diálogos no eran ni demasiado pesados, ni demasiado vagos. El final del libro ha sido… ¿Lindo? No tengo palabras para expresarlo.

Creo que me faltaban… No sé… ¿Veinte, quince páginas para terminarlo? Y dije: ‘Como que esto dejará un final que se seguirá en el segundo libro’. Milagrosamente, no fue así.

El orden de la trilogía de los libros son:

1. The Summer I Turned Pretty

2. Is not summer without You

3. We’ll Always Have Summer

Veamos cómo están los otros libros…

Puntuación: 3/5

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!