Escritores Aficionados #194: Un adiós, de Joyce

Título del escrito: Un adiós
Tipo de escrito: Relato
Nombre: Joyce
Edad: 15 años
Nacionalidad: Ecuatoriana

Un adiós, de Joyce

Mi madre siempre me había dicho que todos los hombres eran iguales; iguales a mi padre. Toscos, sin sentimientos, capaces de maltratar a las mujeres si no veían sus deseos satisfechos. Pero yo no creí. Yo vivía diciendo que existía un hombre para mí, alguien que podía amarme de verdad, mi príncipe azul…

Con el tiempo mi sueño de encontrar a aquel chico perfecto acrecentó cada vez más; mi deseo de amar y ser amada era tan grande que cuando se presentó la primera oportunidad la abracé a mí con tal fuerza que pensé que no escaparía jamás. Sin embargo, me equivoqué.

Él se fue. Me dejó.

Las lágrimas resbalaban a través de mis mejillas con una rapidez increíble, los sollozos escapaban de mi boca como nunca lo habían hecho antes, mis manos temblaban de forma exagerada al recordar su nombre, y mi corazón… Mi corazón era el que más daño estaba sufriendo; se estaba rompiendo en mil pedazos, fue destruido con tan solo una palabra.

“Adiós”

No lo podía creer. Era ilógico, inverosímil, imposible de aceptar incluso para la persona más fuerte de Nueva York. Imposible de aceptar para mí.

Juntos por siempre.

Te amaré de por vida.

Eres todo para mí.

Todas sus palabras atravesaban mi corazón cual flecha a su presa. Todo lo que me había dicho durante los últimos dos años estaba siendo reproducido por mi memoria de forma irreversible. Ya no podía hacer nada más; el recuerdo de él estaba grabado en mi ser para siempre y me iba a atormentar por el resto de mis días.

Sus caricias, sus besos, sus Te amo, mis Te amo. Todo lo que él y yo habíamos compartido parecía desvanecerse en segundos. Cada momento que habíamos vivido juntos se cernía en la más profunda oscuridad de repente.

Había pasado una hora desde que él llegó a mí diciéndome que todo acabó, pero yo seguía reviviendo sus palabras como si estas fueran a transformarse en promesas de amor con mi esfuerzo.

Totalmente patético.

Enjugué las lágrimas que aún bailaban sobre mis mejillas y me levanté erguida.

¿Yo siendo atormentada por el resto de mis días? ¿Yo llorando como esas tontas chicas de la secundaria que una vez odié? ¿Yo lamentándome por un hombre?

Una risita se escapó de mis labios.

Yo no soy así.

Yo podía anhelar fervientemente a alguien que me amase por el resto de sus días, pero definitivamente yo no podía amar a una persona como él.

Él podría llegar a mi casa una vez más y decirme adiós en la cara, pero no me importaría. Él ya no era nada para mí; los cinco minutos de lamento habían terminado y debía dejarlo ir. Así como él me estaba dejando a mí. Debía soltarlo así como él me había soltado desde las nubes en las que me encontraba soñando.

– James Lerman, no eres el único que puede decir adiós.

¿Te ha gustado este escrito? LeerLibrosOnline.es premia a los ecritos más populares.

Puedes ayudar a Joyce a convertir su escrito en el más popular dejando un comentario o compartiendo esta publicación en tus redes sociales.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!

    1. Aryam Mabasi 02/05/2014
    2. Edgar 02/05/2014
    3. Cecibel 02/05/2014
    4. Cayetana 01/05/2014
    5. blanch 30/04/2014
    6. Joyce 28/04/2014
    7. say 27/04/2014
    8. jose luis alvarado silva 27/04/2014
    9. Marco Alvarez 27/04/2014
    10. Joyce 27/04/2014
    11. Kev 27/04/2014
    12. Isi 27/04/2014
    13. maria 27/04/2014
      • Joyce 28/04/2014
    14. Nikita Krosofky 11/03/2014
    15. Hanny 09/03/2014
      • Joyce 28/04/2014
    16. Alma 04/03/2014

    Add Your Comment