Escritores Aficionados #22: Una historia descabellada, de Jorge Lopez

Titulo: Una historia descabellada
Tipo de escrito: cuento corto,
Genero fantasia urbana
Autor  Jorge Lopez
Edad 40 años
Nacionalidad Mexicano

Existen cosas de las cuales no nos enteramos, ni siquiera alcanzamos a imaginar que pudieran haber pasado, cuando nos platican algo, siempre nos queda el sentimiento, de que pudo no haber sido cierto, sobre todo si son cosas que no vimos, y cuando nos enteramos de ellas, lo hacemos s través de alguien a quien no podemos darle crédito al cien por ciento, pero por naturaleza, no gusta escuchar, lo que los demás tengan que decir de otras personas.

Hace algunos años, vivan por esta colonia tres adolescentes, eran tres familias diferentes, pero con un estilo de vida normal, al que estamos acostumbrados los que vivimos en este nivel de vida, el primer adolescente de nombre Mario, joven estudioso, alegre e inquieto, su padre trabajaba en una fábrica, su madre, estaba al pendiente del hogar, el segundo de tres hermanos, está en la secundaria, el menor estudia la primaria, el mayor, nadie sabe, pero algo sucedió con él, algo que a él no supieron explicarle, sus padres solo le dijeron que había desaparecido, a raíz de ese suceso Mario se volvió muy solitario, ya no se juntaba con nadie, su alegría repentinamente desapareció, pero empezó recuperarla cuando conoció a dos amigos recientes.

El segundo adolescente, de nombre Luis, un joven con todas las inquietudes de su misma edad, pero con algo de madurez, menor de cinco hermanos, el mayor ya casado con un hijo, el segundo va a la universidad, el tercero, trabaja desde muy chico, no concluyo sus estudios, el cuarto va a la prepa, y el, que va a la secundaria, sus padres siempre trabajando, Luis siempre estuvo al cuidado de sus hermanos, desde pequeño, a ellos les aprendió mucho, tal vez demasiado, basta imaginar a cinco hermanos varones de diferente edad a cargo de una casa ¿ es algo tremendo verdad? Luis siempre observando, sin necesidad de salir a la calle aprendió de todo, a estas alturas y a su corta edad la casa era solo de él, ya sus hermanos casi no estaban, casi siempre estaba solo.

El tercer adolescente, una chica muy carismática, solo se sabe que le decían la “pecas” sobra decir el porqué , trece años, segundo de secundaria, al igual que los otros dos, hija única de padres profesionistas, ambos dedicados al trabajo, para tratar de darle las mejores cosas a su hija, no por eso se sentía menos abandonada, ella hubiera preferido la compañía de los dos, a la motoneta y el video juego que le regalaron el día de su cumpleaños, no vivía en una colonia rica, pero se le consideraba la rica de la colonia, esto le causaba muchos problemas con los de su misma edad que carecen de lo que a ella le sobra, pero les sobra lo que a ella le hace falta.

Como ya habíamos dicho, estos chicos cursan el segundo grado de secundaria, no vivían en la misma colonia, pero desde que se conocieron , siempre llegan juntos a la secu, se esperaban en una plaza que , es la que divide las tres colonias en las que viven, y de ahí se van platicando, al llegar a la secu, cada quien se va para su salón de clase, así es mismo grado, diferente grupo, la convivencia entre ellos se había dado de manera fortuita, algunos meses antes, en un evento muy concurrido en su mayoría por jóvenes, los tres compartían una afición, los comics, esa ocasión, acudieron en busca de un ejemplar, aun no se conocían, cosas de la casualidad o seria el destino, pero solo quedaba uno y los tres lo tomaron al mismo tiempo, en ese mismo momento empezó una disputa por el ejemplar, ninguno lo quería soltar, el encargado tenía miedo de lo fueran a romper, ninguno de los tres quería ceder, hasta que a ella se le ocurrió una idea, Luis acepto casi de inmediato, Mario no quería ceder, pero al final lo convencieron, lo pagaron entre los tres y lo compartirían, tal vez carezca de importancia, pero la revista en disputa trataba de unos guerreros que salvan a la tierra, de algunas fuerzas malignas procedentes de planetas lejanos, era fantasía que en verdad llamaba la atención, una vez que te adentrabas en la historia, se puede llegar a pensar que puede ser cierto, lo digo porque yo vi estas historias por T.V. que fantástico seria que pudieras tener una gran fuerza, o poder expulsar algún tipo de energía mediante alguna técnica especial, recibir grandes entrenamientos, o lo que sería más grandioso, que existieran esas esferas que conceden el deseo que tú quieras, en fin.

Esta historia yo no la vi, es más nunca supe que algo así había pasado en el lugar en donde vivo, esto me lo contó una persona que hace tiempo vivía en la colonia, era una persona que todos decíamos que estaba mal de la cabeza, no recuerdo su nombre, cuando la escuche, me pareció algo fantasiosa, fuera de la realidad, en si una historia descabellada, no sé porque estuve escuchándolo, tal vez no tenía nada que hacer, pero cuando termino la historia me quede con la boca abierta, éramos cuatro los que habíamos empezado a escucharlo, cuando termino, solo estaba yo, mucho tiempo, pensé en esta historia, mentira, verdad, fantasía o realidad.

Todo transcurría de manera normal en la ciudad, sin novedad alguna, a Mario se le hacía tarde para irse a la escuela, llego corriendo a la plaza, donde ya lo esperaban sus amigos, “pecas” le dio tremenda regañada

-ya ni la friegas, por poco nos cierran la puerta, ya sabes que si falto rapidísimo la avisan a mis papas

– por eso, lo bueno es que ya estamos aquí ¿no?

– pues sí, pero a la otra levántate más temprano – le reclamo Luis

– ya, que sea menos, par de llorones, los veo en la salida – y se fue a su salón de una manera muy cortante que sorprendió a sus amigos

– ¿Qué le pasa a este Luis? Nunca lo había visto así

– no lose pero a la salida le preguntamos, yo tampoco lo había visto de esa manera

Ellos ya conocían el problema de Mario con lo de su hermano, pero no sabían que ya iba a cumplir un año de que desapareció, “pecas” no se quedó con las ganas de saber que le pasaba y lo busco en el descanso, Mario no la esperaba, era muy raro que se buscaran, casi siempre se veían en la salida, lo encontró sentado en un rincón del patio, escondido, muy pensativo

-¿Qué te sucede Mario? ¿Por qué estas así? Tú no te portas de esa manera

– estoy algo triste, aparte de que hoy hace un año que mi hermano se fue, mis padres recibieron una llamada, salieron casi corriendo, solo alcance a escuchar a papa que dijo- ojala no sea el – no dijeron nada mas

– hay que tener fe en dios, todo va a salir muy bien, mira, que te parece si a la salida vamos a tu casa, si todo sale bien los invito a la mía, me llegaron unas películas nuevas, me gustaría que tú y Luis vinieran a verlas conmigo, al fin estoy sola

– bueno, pero primero los invito a comer

Al dar la vuelta ella noto algo raro, ya lo había visto antes, pero no le había dado mayor importancia, antes lo había visto de reojo, pero ahora lo hizo de frente, un chavo los veía fijamente y sin parpadear, al no saber cómo reaccionar ella le sonrió amablemente, él le contesto la sonrisa, pero a ella le pareció muy enigmática, tanto que le dio escalofrió.

-¿Lo conoces? –  pregunto Mario

-lo he visto, pero no, no lo conozco ¿Nos veía de una forma muy extraña verdad?

– ha de ser nuevo, nunca lo había visto aquí en la secu

– tal vez – contesto ella, retirándose cada quien a su salón

A la hora de salida, mientras esperaban a Mario, ella puso al tanto a Luis, quien al ver a Mario le brindo todo su apoyo, mientras iban caminando, Mario les hacia un comentario

-oigan muchachos, ahora se me hizo tarde porque me sucedió algo extraño en la noche

– ¿Qué wey, mojaste la cama? Bromeo Luis

-no animal, ni que fuera tú, baboso

– entonces te dio miedo y corriste con u mamita a dormir – ahora la que bromeaba era “pecas” y no paraban de reír, Mario se molesto

– ¡Ya! Dejen les platico

– está bien, ya vamos a poner atención – dijo “Pecas” sin poder ocultar las ganas de seguir riendo

– tuve un sueño, que la verdad parecía muy real, aun me retumba en la cabeza, estaba en una montaña, en lo más alto, todo el paisaje se veía bien padre, la verdad nunca he visto algo así.

– ¿Eso que tiene de extraño? – interrumpió Luis

– eso no tiene nada, lo que pasa es estaba parado, bueno no estaba parado, estaba flotando, como a un metro del suelo, así como en la serie

– ya, no manches wey, todos sabemos que eso no es posible, en un sueño si te lo creo, pero como dices que era real, no, está bien que me guste mucho la serie del dragón, pero de eso a pensar que pueden ser ciertas, está  muy lejos de ser, y si no tienes otra cosa mejor que contar, cállate la boca.

– es lo que estoy haciendo, bueno, estaba flotando, de pronto escuche una voz, no vi de dónde provenía esa voz

– ¿Qué decía esa voz Mario? – pregunto ella interrumpiendo, pero estaba muy interesada en la platica

-¿Tú también? A que joder con ustedes – Luis, decía molesto en serio, los otros dos voltearon a verlo, para después ignorarlo

– no le hagas caso, tu sigue contando.

– esa voz solo decía mi nombre, pero de una manera enérgica – Mario, Mario, muy pronto, muy pronto, esto se hará realidad, cuando desperté ya era tarde, por eso llegue corriendo.

– si wey, y a nosotros que nos parta un rayo – siguió interrumpiendo Luis, y seguía molesto sin razón aparente

– ¿Qué le pasa a este? – pregunto  “pecas”, a Mario casi murmurando, al llegar a casa de Mario, su mama ya lo estaba esperando para darle la noticia de que fue falsa alarma, no era su hermano al que habían encontrado, sus ojos reflejaban angustia, pero también había esperanza, esperanza de que su hijo algún día apareciera con vida.

– ¿Y papa? –  pregunto Mario, sacándola de sus pensamientos

-¿Qué? Ah, sí, se fue a trabajar, solo le dieron permiso un rato, siéntense niños ahorita les sirvo – dijo le señora, tratando de cambiar el tema abruptamente, ya no quería hablar de ello

– gracias señora –  contestaron los dos casi al mismo tiempo, haca algunos días ella le decía a Mario que los invitara a comer, elle conocía de sobra la situación que ellos pasaban, sus padres casi no estaban con ellos, no era la primera vez que ellos comían ahí

– ¿Cómo están sus padres niños?

– muy bien señora, gracias por preguntar, contesto  “pecas” Luis solo asintió  con la cabeza, ya tenía la boca llena

– me imagino que van a hacer la tarea aquí

– no mama, vamos a ir a casa de “pecas”, vamos a hacer un trabajo especial, y ahí  hay mucho espacio, aquí no lo podríamos hacer.

– ay niños, no me gusta que estén mucho tiempo solos, y sin la supervisión de un adulto.

– Mama, pero si somas muy responsables, tú crees que los papas de ella, nos dejarían entrar a su casa si no lo fuéramos

– ya lo sé hijo, pero no hay que ser abusivos, además aquí no estorban, y mientras los vigilo.

– no se preocupe señora, en verdad el trabajo que haremos aquí no lo podríamos hacer, y si estos se ponen muy locos, yo me los aplaco

– está bien, solo porque tengo muchas cosas que hacer, pero Mario, te encargo que llegues temprano, ya sabes que tu papa se molesta mucho si no estás cuando él llega

– si mama – contesto Mario algo molesto, incluso durante el camino, él se la paso repelando contra sus padres, se quejaba de que no le daban sus momentos ni su espacio, pecas le dijo

– al menos tus padres si se preocupan por ti

– ya estuvo bueno de cursilerías, a lo que venimos – intervino Luis, rompiendo lo que parecía se convertiría en una discusión.

– si es cierto –  dijo Mario entendiendo la intención de Luis – ¿Cuál película fue la que te llego?

“Pecas” saco unas, todavía en su empaque, en realidad los que se interesaban en verlas eran los dos chicos, ella solo quería compañía aunque fuera por un rato, sus padres llegaban muy tarde, por eso apoyo la mentira de Mario y que su mama le diera permiso, estuvieron viendo las películas, cuando terminaron de verlas, ellos platicaban lo buenas que habían estado, comentaban una escena en especial, se trataba de un entrenamiento a un guerrero, en donde el explotaba su energía, estaban tan metidos en el tema que los tres decidieron hacer el ejercicio del que hablaban, el que no quería era Luis, lo consideraba ridículo, a “pecas” le daba igual, Mario era el más entusiasmado, y entre los dos convencieron a Luis, quien no tuvo más remedio que hacer lo que los otros dos hacían, se sentaron en el piso con los pies cruzados, las manos  a la altura del pecho, una frente a la otra sin pegarlas, y concentración al máximo, así duraron un rato sin que pasara nada, pero todo estaba en silencio, se podía escuchar claramente el canto de un grillo, así estuvieron hasta que se oyó el golpe de la puerta, era la mama de “pecas” que iba llegando

-Hola niños ¿Qué  hacen?

– ¡mami! Hola ¿Cómo te fue?

– muy bien hija, ¿Tú  papa no ha llegado?

– no, no ha llegado – cuando escucho esto la señora puso cara de fastidio, los chicos entendieron

– bueno, nosotros ya nos vamos, creo que se nos hizo tarde – se despidió Mario y empujando a Luis hacia la puerta

– con mucho cuidado niños,

– no se preocupe señora, muchas gracias por todo, hasta mañana “pecas”

– hasta mañana chicos

De camino sus casas, Mario iba muy serio, por su parte Luis iba demasiado animado, como si se hubieran invertido los papeles.

-¿Qué te pasa Mario? Estás muy serio, ahora que me siento con tanta energía, es como si hubiera recargado baterías – decía mientras gritaba y corría lleno de júbilo.

-no se Luis, no te vayas reír, pero me quede dormido mientras hacíamos eso.

– fíjate que yo no, yo me sentía como si estuviera flotando, era algo fantástico

– yo te digo que me quede dormido porque escuche la voz de mi sueño, estaba diciendo lo mismo, pero esta vez, fue algo diferente, es más lo que me despertó no fue la puerta, fue otra cosa

-¿Qué fue lo que te despertó? –

– no sé, algo me quemo las manos, y no fue mentira, porque todavía me arden

– bueno, ya estuvo suave – Luis recobro de golpe la seriedad – ya llegue a mi casa, nos vemos mañana.

Mario llego a su casa aun pensando en lo sucedido, el regaño de sus padres, casi no lo escucho, no les presto mucha atención, lo mandaron a dormir sin cenar, esa noche casi no durmió, a lo lejos se escuchaba un sollozo, y una voz tratando de consolar el llanto, eran sus padres, estaban hablando de su hermano, se iba a levantar para escuchar, pero lo detuvo el sonido de un portazo, en la casa de “pecas” sucedía algo similar, ella tampoco podía dormir, sus padres estaban discutiendo la razón por la que su padre había llegado muy tarde, ella le reclamaba airadamente, a grito abierto, no le importaba que su hija pudiera escuchar, de hecho sabía que estaba escuchando, era cantaleta de casi todos las noches, ella gritaba hasta que él se hartaba, luego se escuchaban algunos golpes, después los gritos de ella, recibiendo los golpes, enseguida más gritos, pero ya no eran de dolor, “pecas” por más que trataba de dormir ya no podía hacerlo, esto le causaba insomnio.

Luis, también libraba una batalla por dormir, se quedaba despierto escuchando los ronquidos de sus hermanos que solo llegaban a dormir, bueno, también a comer, de pronto escucho algo en la cocina, se levantó para ver de qué se trataba, era su padre, que estaba platicando con su madre, lo habían despedido de su trabajo y trataba de desahogarse, pero ella le exigía que consiguiera otro trabajo lo más rápido que pudiera, ya que contaban con múltiples deudas, parte de que su hijo mayor necesitaba mucho su apoyo con lo del bebe, muchas veces pasa de que los padres no dejan ir a los hijos, y ellos tampoco quieren irse, prefieren seguirlos manteniendo, aun con una familia a cuestas, el verdadero problema viene cuando los padres ya no están, nunca supieron caminar solos.

Fue una noche de mucho estrés, la calma llego al amanecer, era sábado, no había escuela, pero de todos modos los tres amigos se reunían en la plaza, siempre platicaban de lo que les había sucedido en la semana, esta vez no fue la excepción, el tema principal era el ejercicio de la tarde anterior, cada uno daba su punto de vista, de lo que sucedió.

-yo sentí una tranquilidad muy grande, me sentía muy feliz, por mi mente pasaron unas esferas, tenían una inscripción impresa en ellas.

– ya, no manches –  dijo Luis en tono de burla

– ¿Y tú? ¿Crees que no te vi? Ibas brincando y corriendo, andabas muy acelerado, a cómo eres eso no es normal, hasta mi mama me pregunto que si te pasaba algo

– bueno, cada quien tiene sus momentos, ¿No creen?

– oye Mario, disculpa la pregunta pero ¿Cómo desapareció tu hermano? – pregunto ella, cambiando de tajo el tema

– la verdad no se realmente lo que sucedió, mis padres solo me dijeron que desapareció, un día ya no estaba, así nada más, sin dejar huella, yo de lo único que me acuerdo es que el empezó a tener cambios repentinos en su comportamiento, se encerraba en su cuarto, recuerdo que hablaba solo, incluso también lo hacía dormido, decía cosas sin sentido de las cuales ya ni me acuerdo, solo recuerdo que me asustaba mucho, tanto que una vez tuve una pesadilla, soñé que entraba en su cuarto por que escuchaba unas voces extrañas, pero cuando entre vi que era el quien hacia esas voces, entre a gatas, y estaba balbuceando – Mario se quedó callado, estaba sintiendo lo que había pasado la noche de su sueño, recordando el detalle de lo que su hermano decía en los balbuceos – si ahora lo recuerdo, él decía, pronto, muy pronto esto se hará realidad – mientras decía esto un escalofrío recorrió toda su espalda – cuando llegue a su cama se levantó, quedando sentado en ella, claramente vi su rostro y su cabello, brillaban de una manera muy intensa, los ojos los tenía en blanco, de repente empezó a flotar por todo el cuarto, esto me asusto y empecé a gritar, los gritos despertaron a mis padres, dicen que estaba sentado afuera del cuarto de mi hermano

– entonces eres sonámbulo – dijo Luis, encontrando la explicación de eso

– sí, la verdad que sí, mi mama me daba unas pastillas para dormir

-¿Todavía te las da? – preguntó “pecas”

– no, el doctor le dijo que solo en ciertos días, yo no supe ni que, mi mama era la de repente me las daba, pero ya tiene algunos meses que no me da nada.

– en casa la que toma pastillas es mi mama – dijo algo triste “pecas”

– pues en mi casa no, y si alguien tiene problemas para dormir pues se friega, porque si se queda dormido nadie lo levanta al otro día

Esta era la perspectiva de ellos, pero en realidad lo que tomaba la mama de “pecas” eran antidepresivos, en casa de Luis, el único que tenía problemas para dormir era precisamente él, los tres muchachos eran buenos estudiantes y buenas personas, pero desde hacía algunos días, se habían vuelto algo distraídos, como si vivieran en otro mundo, estaban experimentando algunos cambios, o problemas existenciales, o tal vez el medio ambiente, o simplemente era la adolescencia.

Una noche algo despertó a Mario, era algo prendidísimo, extraordinario, había soñado con un joven como el, pero con el físico atlético, y el rostro algo transformado, y le dijo algo

-tu eres el hermano de Rilok – Mario iba a preguntar quién era ese, pero el joven no lo dejo hablar – ¡cállate! nadie pidió tu opinión, Rilok te manda un mensaje, “La hora ha llegado, ellos se acercan, vendrán por ti, busca a la guardiana y al guerrero inseparable, entrenen duro, yo estaré con ustedes todo el tiempo, cuando todo termine yo volveré para estar contigo, recuérdalo, cuando todo termine” – el mensaje termino, Mario se veía asustado – no tengas miedo, yo te ayudare, primero tendremos que despertar la energía interior, mira has lo que yo – puso sus manos a la altura del pecho, una frente a la otra, sin que se tocaran – fija tu mirada en el punto medio entre tus manos, vio como salía de entre sus manos un punto brillante, que se hacía cada vez más grande, Mario separo sus manos ya que sintió que se quemaba – al desaparecer la bola brillante el joven sonrió – estás listo, lo demás corre por tu cuenta, mañana visitare a la guardiana y le diré que te busque, mientras entrena todas las técnicas de ataque que te acabo de decir – sin decir nada más se fue flotando, Mario despertó en ese momento, cuando lo hizo estaba parado frente a la ventana viendo hacia afuera, se sorprendí de haber despertado ahí, pero pensaba más en el joven que había soñado, tenía muchas cicatrices en el cuerpo, traía un pantalón d tela muy delgada, unas botas muy raras, su cabello era blanco y largo, siempre estuvo flotando, nunca toco el piso.

– ¿Qué soy hermano de Rilok? ¿Quién es Rilok? Por su cabeza paso la idea de que su hermano se quería comunicar con él, en la mañana quiso decirle a su madre lo que había soñado, pero no quería hacerla llorar, pero más por qué pensaría que estaba loco, o que otra vez tiene sus pesadillas y empiece a darle las pastillas nuevamente, mejor se quedó callado.

A partir de ahí le empezaron a suceder cosas muy extrañas, al llegar a la escuela y dirigirse a su clase, sintió un ligero golpe en la frente, y sintió algo de angustia, al voltear, vio al chavo de la otra vez, estaba mirándolo fijamente, con la misma sonrisa enigmática, quiso acercarse a él para preguntarle si los estaba siguiendo, pero el timbre de entrada se lo impidió, al dar vuelta choco con “pecas”

-me pisas, menso

-¿Para qué te pones detrás de mí?

– es ese idiota otra vez ¿Qué es lo que quiere?

– no lo sé, no alcance a preguntarle, pero no vi a que fila se metió

– ni yo, bueno nos vemos, si no, no entro al salón – y sin abundar más cada quien se fue a su clase, cuando salieron , volvieron a ir a comer a casa de Mario, y fueron a casa de Luis a ver unos posters que le habían regalado, eran de un personaje nuevo, que iba a salir en la serie que a ellos les gustaba, los recogieron y se los llevaron a casa de “pecas”, antes de abrirlos , Mario empezó a jugar con Luis a los guerreros, empezaron a hacer las faramallas de las caricaturas, de pronto “pecas, se quedó sorprendida de ver los movimientos de Mario, ya que eran movimientos de karate, en uno de esos movimientos le dio un golpe a Luis, este cayo muy adolorido.

– ¡órale baboso! Es de mentiras

– pero si apenas te toque

– sí, tu sentiste que apenas me tocaste, pero a mi es al que le dolió. – “pecas” se emocionó al verlos, que intervino en la pelea, ella si sabía karate

– sigo, ¿con quién me toca? – Luis se sentó a verlos como se golpeaban, volvieron a hacer la misma faramalla, Luis estaba sorprendido de ver los movimientos que hacían estos dos, que cada vez los hacían con más velocidad, de pronto vio algo que lo inquietó, en cada golpe que se daban, alcanzaba a ver un destello luminoso, era muy tenue, pero a él le pareció verlo, y vaya que él era muy escéptico para todo, entonces se fijó en donde le había golpeado Mario en el pecho, tenía muy rojo, parecía irritado, como si estuviera quemado, entonces se escuchó un como el sonido de un trueno, era un golpe que los dos se habían dado, chocaron los dos puños, los tres se asustaron un poco, se quedaron sentados en el sillón, se acordaron del poster, lo abrieron para conocer el nuevo personaje de la serie, era un guerrero con una sonrisa burlona, Mario se puso nervioso, cambio el rostro cuando vio el poster, en ese momento empezó a llover muy fuerte, parecía que era una tormenta, caían muchos relámpagos, esto los obligo a quedarse más tiempo, avisaron cada quien a su respectiva casa, Mario a su madre y Luis a la contestadora.

Para ellos era evidente que algo importante les estaba pasando, algo que estaba fuera del alcance de su imaginación y que ellos no podían explicarse, Luis que era el más sensato, no podía creer lo que estaba viendo, trataba de encontrarle una explicación, pero por más que trataba, no podía hacerlo, y menos después de lo que le paso, no les había platicado a sus amigos, pero la noche después del ejercicio, aparte del acelere que tuvo y que si se dieron cuenta ellos, esa noche, cuando por fin pudo dormir, lo despertó un calor intenso en una de sus manos, irradiaba mucho calor, lo más asombroso, fue que la lanzo contra la ventana rompiendo el vidrio en mil pedazos, el escandalo fue tremendo, su papa entro al cuarto corriendo para ver qué había pasado, vio los vidrios, se agacho a recoger algo del piso al tiempo que se escuchaban risas, y pisadas que corrían retirándose de ahí, se asomó por la ventana, sin decir nada salió del cuarto de Luis, tragándose el coraje, Luis reacciono, y vio a sus amigos que no le quitaban la vista al poster

-¿Qué? ¿Se lo van a comer? – Dijo en forma sarcástica, pero comento algo en forma seria – no han notado que algo está pasando a nuestro alrededor – ellos seguían viendo la figura.

– esta sonrisa la ha visto en otra parte – comento ella- en ese momento se escucharon pasos y voces en la parte trasera de la casa, los tres corrieron a esconderse un poco asustados, entonces Mario se armó de valor, se puso de pie y dijo algo que los dejo atónitos

– si es cierto que voy a ser un guerrero, tengo que enfrentar los problemas, y ya que me gustan las peleas, pues entonces voy a pelear – la tormenta seguía, Mario se asomaba por la ventana, solo se veían sombras que se escondían para no ser vistos, pero se movían muy rápido, casi no los alcanzaban a ver, Mario, abrió una de las ventanas y salió, los otros dos trataron de detenerlo, pero lo hizo muy rápido, que no les dio tiempo de nada, se escuchaba como si corrieran para todos lados, pero no se alcanzaba a ver nada, saltos , golpes y algún grito, se escuchó un trueno, como si el rayo hubiera caído muy cerca de ahí, en ese momento Mario entro por la ventana, se sorprendieron mucho, ya que ni siquiera vieron cuando se acercaba.

– no que no se iban, les tuve que dar su merecido, ni modo, ustedes se lo perdieron – Mario les dijo, mientras estos se miraban uno a otro encogiendo los hombros

– Mario, pero si no vimos nada, solo entraste y saliste un momento – dijo Luis

-sí, Mario, no vimos nada, y además, no vuelvas a hacer eso, eres de lo más estúpido, ¿Qué tal si traen armas? El que te sepas defender, no te ayuda

– no te apures “pequitas”, ahora que se de lo que soy capaz, ya no le temo a nada, ahora ya sé  dónde está mi hermano.

Sus amigos no dijeron nada, en realidad no supieron que decir, Mario aseguraba haber sostenido una pelea como las de las historietas, y que eran tres tipos contra los que peleo, y querían apoderarse de algunos objetos mágicos que poseía la guardiana, el asegura haber peleado, corriendo y brincando desde el techo de la casa a los árboles, hasta que los venció, era obvio que sus amigos no le creían tanto, pero tampoco podían negárselo, ni siquiera Luis se  atrevió a decir nada, “pecas”, se resistía a creer lo que Mario contaba, más que nada porque ella había tenido una experiencia en sueños, parecida a la que tuvo Mario, a ella le dijeron que iba recibir una caja, la cual contenía un tesoro invaluable, algo que debería cuidar con su propia vida, y por extraño que parezca, al siguiente día su mama le regalo una pequeña caja de color rojo, con unas letras orientales, en el frente, según le explico su mama, ella se metió a una tienda de este tipo de artículos, buscando, buscando algunas velas aromáticas, cuando llego la encargada se le acerco recomendándole, ese regalo para su hija, que le iban a ser de mucha utilidad, y como fue tan insistente, y además no le pareció muy mala idea, las compro y se las llevo para ella, “pecas se asustó mucho, por el sueño que había tenido, que guardo la caja, y lo que acababa de pasar según Mario, a ella le pareció que tenía relación, objetos mágicos, la lluvia se quitó, sus amigos se fueron, corrió a traer la caja, la abrió, lo que ahí vio no la sorprendió en nada, se trataba de unas bolas, de esas que se frotan una con otra en la mano y quitan el estrés, las tomo algo desilusionada, las empezó afrontar, se relajó tanto que después de un buen rato de estar haciéndolo, le pareció ver unos destellos de luz de colores, reflejándose en las paredes y en el techo de toda la casa, alguna ilusión óptica, tal vez, lo cierto es que cuando esta estaba sucediendo a ella le pareció escuchar una voz, “cuidalas con tu propia vida, mi pequeña guardiana” al escuchar esto se sorprendió tanto que soltó las bolas, y trataba de buscar de dónde provenía esa voz, pero por más que busco, no lo pudo hacer, al siguiente día, busco a Mario, quería platicarle lo a ella le había sucedido, lo busco a él, porque creía que Luis la iba a considerar loca, Mario también le platico todo lo de su sueño, pero también le recrimino el que no le creyera lo de la pelea.

-es que la verdad, no vi nada, en serio, se escuchaba que corrían, y que se movían de un lado a otro, pero es todo

– lo que pasa es que Luis te contagio su incredulidad

– no, te juro que no es eso

-está bien, te creo, ya vamos a salir de vacaciones, ¿Qué vas a hacer?

– pues la verdad, no lo sé, mis padres han planeado un viaje desde hace tiempo, aunque yo no quiero ir

– ¿Dónde irán? – pregunto Mario, con un interés fingido

–a la isla del padre

-que bien, espero que te diviertas – comento Mario, con algo de tristeza en sus palabras, ya que él hubiera deseado salir de vacaciones con su familia alguna vez, ella noto el gesto que hizo, pero no supo que decirle – entonces te estaremos esperando para ponernos de acuerdo

– pero no te pongas así, todavía faltan algunos días para eso, además solo será  un fin de semana, ven vamos a buscar a Luis – se fueron en busca de su amigo, al llegar a su casa, su mama no quiso que lo vieran ella había faltado al trabajo, para atenderlo, pero no les dijo que tenía, casi que los corre, culpándolos de lo que había sucedido, ellos trataron de explicarle que tenían dos días sin verlo, por eso venían a buscarlo, pero ella estaba muy molesta, y les dijo que se fueran, que Luis estaría castigado por un tiempo, ellos se fueron algo tristes, pero más por no saber que le había pasado a su amigo, que por que los culpara a ellos de lo que le había sucedido, iban caminando, para la casa de “pecas” Mario la iba a acompañar, al pasar por la plaza, vieron al chavo que en la secu los miraba con tanta insistencia, esta vez se acercaron a él, ya no se quedarían con la duda de saber qué es lo que quiere, se le pararon enfrente, él ni se inmuto

– ¿Qué es lo que quieres? ¿Por qué me miras tanto? ¿Eres maricón o qué? – el muchacho no contestaba nada, solamente los veía

– ¿Qué es lo que quieres? ¿Por qué nos estas siguiendo? – ahora le preguntaba ella

– ¿Ustedes son loa locos que brincan y bailan en lugar de pelear? Pregunta el en forma sarcástica

– no se de lo que estás hablando, pero si lo que quieres es pelear, entonces entrale – el chavo se reía burlonamente, y detrás de él salieron dos más, un poco más altos que ellos, los dos amigos se preguntaban sorprendidos ¿De dónde habían salido estos? En eso se escuchó una voz a la espalda de ellos que los alegro un poco

– ¿Así que tú eres el estúpido que está siguiendo a mis amigos por todos lados? – era Luis que había llegado de improviso, paso por un lado de ellos saludándolos con la mirada, el chavo lo miro con asombro y dijo.

– vengo por una caja que contiene un tesoro, pero para eso primero me llevare a la guardiana, y ustedes no lo van a impedir – ninguno de los tres se sorprendió por lo que este decía, ya sabían de lo que estaba hablando, aunque en ese momento solo “pecas” y Mario habían hablado de lo que les había pasado, a Luis también le había sucedido algo, pero en ese momento no había tiempo para hablar de ello.

Empezó  una pelea de tres contra tres, era algo fuera de serie, algo que nadie podía explicar, mucha gente se arremolino para ver tal cosa, los golpes se escuchaban como si golpearan fierro contra fierro, los muchachos brincaban desde arriba del kiosco hasta abajo, bancas volando por todos lados, piedras grandes también, hasta una camioneta estaba tirada en medio de la plaza, los dos chavos que acompañaban al de la sonrisa misteriosa estaban tirados debajo de ella, al ver a toda la gente alrededor, Luis se fue corriendo a su casa, Mario acompaño a su amiga hasta su casa.

-¡La caja, usa  la caja! – se escuchaba un grito de entre la gente, “pecas”  volteaba para todos lados, pero no vio a nadie, Mario también escucho esos gritos y sabía que estaban dirigidos a ella, al llegar a su casa “pecas” soca la caja, tomo las bolas, cerró los ojos y en su mente pidió que todo volviera a estar como era, en eso escucho una voz.

– lo que puedo hacer es cambiar algunas cosas materiales y los hechos, mucha gente los vio, todo mundo creerá que fue un accidente, los guerreros ya no vivirán, se cumplirá de esta manera – dicho esto Mario se quedó sin habla, totalmente sorprendido, sin saber que decir, esa noche pidió permiso para quedarse, a petición de ella y aprobación de los padres de ambos, no pudieron dormir, algo les impedía hacerlo, pero esto era algo que se les estaba haciendo costumbre a los tres amigos, Mario fue testigo del comportamiento de los padres de ella, quien estaba apenada por ello, Mario le restó importancia para que ella se sintiera mejor, lo cual agradeció

– no te preocupes, todos tenemos este tipo de problemas, además yo no le diré a nadie – después siguieron platicando de lo que había sucedido, además de lo que eran sus sueños y esperanzas de vida, Mario quería ser astronauta, esto era algo que le había llamado la atención desde muy pequeño, pero sabía que solo era un sueño, su segunda opción era ser abogado, esa era la opción más viable, ella quería ser arqueóloga, le interesaba mucho saber de otras culturas, soñaba con descubrir alguna civilización perdida, de la que nadie supiera nada, decía que esa era la única opción que tenía y eso era lo que iba a estudiar

– solo falta Luis para completar el trio felicidad – decía mientras los dos se reían a carcajadas.

Al día siguiente, pasaron por la plaza, cuál fue su sorpresa que vieron ahí a Luis, estaba sentado en una de las bancas, muy pensativo, Mario y “pecas” miraban para todos lados, no daban crédito a lo que estaban viendo, solo una de las jardineras estaba derrumbada, y había algunas huellas de llantas en el piso, realmente parecía que no había pasado lo que ellos aseguraban haber vivido, un señor paso por ahí con una carretilla y los corrió del lugar.

-ya viene otra vez, bola de flojos ¡órale! A dormir a su s casas – los empezó  a corretear para que salieran de la plaza, no pararon de correr hasta que llegaron a casa de Mario, y mientras comían, la mama de Mario les decía.

– Tengan mucho cuidado niños, yo sé que ustedes se juntan en la plaza, y ya ven lo que paso ayer – los tres se quedaron viendo entre sí, sorprendidos de que supiera lo que pasó

– ¿Qué fue lo que pasó mama? Nosotros no supimos acuérdate que yo estaba en casa de ella y Luis estaba castigado

– paso algo muy feo hijo, encontraron a dos muchachitos muertos, en medio de la plaza, los vecinos dicen que se escuchó algo como una explosión, después muchos golpes, de, cuando todos llegaron estaban los dos tirados debajo de una camioneta, dicen que se metió, y los atropello, el conductor escapo, mi comadre dice que ella iba pasando por ahí, y vio que una de los que atropellaron se levantó y se fue corriendo, dejando a los otros dos, y que otros tres más también corrieron, quien sabe que andarían haciendo, para que hayan corrido, además, cambiando de tema, ustedes ya no deben de desvelarse tanto, miren nada más las ojeras que tienen.

– es que los exámenes finales están cerca mama, y vienen duros, y la verdad es que estamos estudiando hasta tarde.

-espero que así  sea niño, porque si no tu y yo vamos a tener que visitar de nuevo al doctor – refiriéndose al tratamiento que había llevado antes

La verdad es que no dormían por la clase de eventos que se les estaban presentando, y más después de lo de la plaza, ellos ya estaban convencidos de que eran unos guerreros, y que tendrían que cuidar lo que les mandaban, el gran guerrero les ordena por medio de Mario y mandato de Rilok, que no volvieran a realizar ataques en público, que siempre buscaran lugares apartados, en donde nadie los viera, ya que se trataba de proteger no de dañar a nadie, también les hizo llegar unos ejercicios que hacían durante la noche o cuando estaban solos, era ejercicios de karate y meditaciones tipo yoga, según esto era para acrecentar su energía interior.

Cierta ocasión, al llegar a la secundaria, Mario se detuvo a platicar con un compañero, cuando de pronto sintió un ligero empujón por la espalda, su reacción fu la de voltear, su compañero se sorprendió ya que no había nadie detrás de el

-¿Qué te pasa? – pregunto el compañero

– no, nada, lo que pasa es que sentí que alguien me empujo

-pues la verdad, nadie ha pasado por detrás de ti, ni siquiera un poco cerca

– bueno, tal vez sea mi imaginación – Mario se sentía molesto, porque sabía que era alguien conocido quien trataba de molestarlo

– sí, tal vez fue mi imaginación

– sí, es lo más probable, oye ¿Conocías a los que mataron en la plaza?

– no ¿Por qué?  ¿Los tenía que conocer? – contesto Mario un poco molesto lo cual molesto también al otro muchacho

– uy, pues que enojado, era una simple pregunta, la verdad es que nadie los conocía, nadie sabe de donde eran ni que estaban haciendo en la plaza

– pobres imagínate a su familia, como han de sufrir – dijo Mario recordando a su hermano

– pero dicen también que no eran ellos nada más, según los que vieron habían otros, tres chavos y una chava o sea cuatro

– ¡orale! Sabes sumar

– por eso wey, eso se saca uno por querer platicar con un loco como tú – se alejó de Mario diciendo esto aún, Mario se dio la media vuelta ignorando lo que le decía aquel chavo, al mismo tiempo sentía un empujón por la espalda, Mario alcanzo al muchacho pensando que era el, y también lo empujo, lo hizo tan fuerte que cayó de cara, los amigos de él rodearon a Mario casi de inmediato, este estaba furioso, entre todos empezaron a golpearlo, “pecas” y Luis estaban cerca de ahí, alcanzaron a llegar antes de que empezaran a golpearlo, pero entre tanto grito de todos los de la secundaria, escucharon otros que les parecía conocida la voz, y solo ellos escuchaban, -¡proteger, no dañar! – estos dos se quedaron parados, como si estuvieran clavados al piso, Mario también lo escucho y no pudo hacer nada, solo se tiró al suelo a recibir los golpes, los tres tenían fama de retraídos, no se metían en problemas, nunca antes habían peleado, y así seguirían con esa fama, cuando llegaron a separarlos y levantaron a Mario este traía la nariz sangrante, para él fue muy doloroso que todos lo vieran así, le dolía más el orgullo que los golpes que había recibido, ¿Por qué si tienes la habilidad para defenderte no te lo permiten? Pero también entendieron que lo de la plaza estaba muy reciente y había personas que recordaban confusamente lo que pasó y si peleaban de la manera en que sabían, los reconocerían, y eso no se les permitiría, todo el uniforme sucio, lleno de tierra y pasto y un poco de sangre, y lo peor castigado al lado de los que lo golpearon, quienes aún lo molestaban.

– te digo baboso, tú estás loco, por eso nadie se junta contigo – Mario no contestaba, ni siquiera lo miraba, los demás también le decían loco, – ¿Por qué me aventaste animal?

– porque tú me aventaste primero por la espalda

– te digo tú estás loco, yo ni siquiera te toque, es más yo quería ser tu amigo, que te juntaras con nosotros, pero ya no, es mas de ahora en adelante te va a ir muy mal – le decía mientras levantaba la mano derecha mostrándole el pulgar, Mario se le quedo viendo al dedo, y claramente vio como de él salía un pequeño destello, mientras este y sus compañeros se reían de él, y otra vez sintió el empujón en la espalda, cuando volteó, se sorprendió de ver al chavo con el que había peleado en la plaza, estaba sonriendo, haciendo el mismo movimiento con la mono, que el de su compañero, al llegar el director les dio buena regañada, estaba tan molesto por lo que hicieron  que hasta le dieron ganas de golpearlos

– y no van a salir hasta que no venga alguno de sus padres por ustedes

La primera en llegar fue la mama de Mario, después del regaño del director, venia el regaño de ella, todo el camino a casa, y como ya era hora de salida, todos los compañeros iban escuchando, Mario caminaba con la cabeza hacia abajo, y sin decir nada, de vez en cuando volteaba a ver a sus amigos, quienes caminaban por la acera de enfrente, y no se atrevían a decir nada, lo acompañaron hasta la entrada de su casa, la mama de Mario, también regañaba a sus amigos, y cuando llegaron le dio a conocer el castigo, lo dijo en voz alta para que oyeran los otros dos.

-sin salir y sin ver a tus amigos hasta nuevo aviso y ustedes espérenme aquí, con ustedes todavía no acabo – ellos esperaron afuera, mientras seguía regañándolo, cuando termino de hacerlo, los hizo pasar, los invito a comer, les recordó el castigo y los corrió a cada quien a su casa, Mario con todo su coraje, se retiró a su cuarto, haciendo tremenda rabieta, incluso, llegando a su cuarto, empezó a golpear las almohadas, que lejos de bajarle el coraje, le aumentaba cada vez más, caminaba de un lado a otro dentro de su cuarto, parecía león enjaulado, hablando solo, y en ocasiones gritaba, sentía tanto coraje que de pronto sintió las manos muy calientes, empezó a gritar más fuerte, sintiendo que toda su energía acumulada era lanzada, por sus manos, iluminándose todo su cuarto, estaba parado frente al espejo, se veía medio borroso, pero alcanzaba a ver que su cabello estaba erizado, sentía como si una corriente de aire recorría todo su cuerpo, bajándole la temperatura de su cuerpo y también todo su coraje, de pronto todo volvió a la calma, ya no se veía iluminado, en ese momento su mama tocó la puerta.

– ¿Qué pasa hijo? Pregunto con mucha preocupación, Mario ya estaba completamente tranquilo

-nada mama, no pasa nada, solo estoy un poco molesto, ya se me pasara.

– es que se escuchó mucho ruido, ¿Qué estás haciendo hijo?

– nada mama, ya te dije que no estoy haciendo nada, solamente estoy un poco molesto, y no hice nada.

– está bien hijo, déjame entrar, solo quiero hablar contigo un poco

Mario tardo un poco, pero abrió la puerta, la molestia aún era visible en su rostro,  al entrar, ella, hizo una inspección visual de todo el cuarto, no vio gran coso tirada, solamente la cama fuera de su lugar, y algunos adornas quebrados, no le dio importancia a lo que estaba quebrado.

-vaya, pensé que habías tirado todo el cuarto – Mario no levantaba la vista ante su mama, de todas maneras se sentía avergonzado por lo que paso, y por la manera en que él se había enojado.

– no mama, como crees, solo tire algunas cosas, pero ya las recogí – respondió Mario, con un tono de voz ya más suave

– mira hijo, ya me dijeron que ni las manos metiste, pero eso de la violencia, se puede y se debe evitar.

– pero es que ellos me provocaron.

-si solo hubieras dado la vuelta, eso hubiera sido suficiente para que no pasara nada de esto.

– pero mama

– nada, nada, ten, toma tus libros y ponte a estudiar, ya mañana empiezan los exámenes finales – le dio un beso en la frente, y salió del cuarto, un rato más tarde recibió una llamada de sus amigos, después de platicar con ellos le paso el teléfono a Mario

– ¿Qué onda? ¿Cómo estás?

– Bien, pero aún enojado, ya mañana presentamos ¿Ya estudiaron?

– No todavía no lo hacemos, pero tenemos noticias, estos mensos se van a juntar mañana en la noche, en las vías del tren, bajo el puente.

– Perfecto, ahí  estaremos, esto no se queda así ¿Viste al wey de la plaza en la secu?

– Sí, sí lo vi, pero solo de pasada

– Bueno, los que me golpearon están con el

– eso va a estar cañón, grueso, grueso –  entro a la conversación Luis

– ¿Tú de dónde saliste? Estoy hablando con “pecas”

– si serás wey, esta puesto el altavoz menso

– Bueno, ya veré como le hago para salir, pero tengo que estar ahí, bueno, tengo que colgar, ya mamá me está apresurando para que lo haga, tengo que estudiar, adiós.

– Adiós

Lo de su mama fue mentira, lo que en realidad había escuchado fue un sollozo, al asomarse al cuarto, vio que era su mamá, se encontraba acariciando la foto de su hermano, Mario entro a la recamara de ella, se acercó, se hinco a sus pies y se recargo en su regazo.

  • Ya no aguanto más hijo, ya no – le dijo mientras lloraba – esta incertidumbre me está matando, el no saber si está vivo o está muerto, solo le pido a dios que aparezca.
  • Mamá, no te preocupes, mira no te puedo prometer nada, pero lo voy a encontrar
  • Si tan solo supiera porque razón se fue – Mario ni le dio importancia al comentario de su madre y siguió diciéndole
  • Estoy cien por ciento seguro de que está vivo, y va aparecer, el día menos pensado el llegara – su madre le sonrió, lo tomo de las mejillas y le dio un beso.

        Esa noche no durmió, estaba esperando la llegada del gran guerrero para que le diera instrucciones, pero nunca llego, “pecas” estaba en su casa, tenía las bolas de poder en sus manos, estaba pensando, tratando de comprender él porqué le habían dado esa responsabilidad, ¿Por qué a ella? Eso es algo que nunca pudo explicarse. En cambio Luis, esa noche tenía mucho miedo y no quería dormir, pero el sueño que venía arrastrando desde hace varias noches lo venció, entonces vio lo que no quería ver, soñó que un anciano de gran barba blanca y cabello largo, le decía algunas palabras y le enseñaba algunos movimientos para poder defenderse, lo que no se le olvido, fueron las últimas palabras que el anciano le dijo.

  • Tu eres el guerrero inseparable, en los momentos de combate tu estarás siempre al lado de él y de la guardiana, ellos dependen de ti.

     Luis no comentaba nada, solo afirmaba con la cabeza, se encontraba en posición de meditación, el mismo vio como un tipo de energía salía de su cuerpo, parecía como si una ráfaga d aire salía desde el suelo hacia arriba en el lugar donde estaba sentado, levanto los brazos hacia los costados, al momento que lo hacía se levantaban algunas piedras que estaban en el suelo, y haciendo un movimiento hacia adelante se las arrojo al anciano, dejándolo enterrado en ellas, en ese momento despertó, en el espejo alcanzo a ver que sus ojos estaban completamente amarillos, sin pupilas, y su cabello totalmente erizado, de pronto sintió que abrió los ojos, estaba sudando demasiado, y aún tenía la imagen del anciano dibujada en su mente, eran las dos treinta de la mañana, ya no pudo dormir más, esto era algo que le venía sucediendo con frecuencia, posiblemente por los problemas económicos de sus padres, o por las cosas que le venían sucediendo, lo que si era extraño, es que esto siempre le pasaba a la misma hora, coincidentemente sus amigos también despertaban a la misma hora, posiblemente era un presentimiento de que algo iba a suceder a esa hora, o simple coincidencia.

       Al día siguiente, después de presentar su respectivo examen, los tres se encontraron en el mismo lugar en que se reunían a platicar, Luis llego primero, pero no encontró a nadie, todos en la secu habían salido ya, así que estaba desierta, pero si se encontró con el muchacho misterioso, este al verlo solo le lanzó una amenaza sin miramientos.

  • Dame el tesoro de la guardiana o te vas a arrepentir
  • ¿Cómo quieres que te de algo que no tengo? No tengo la menor idea de que me hablas, no sé quién es la guardiana, ni tampoco tú baboso ¿Quién eres? ¿De dónde vienes? ¿Por qué molestas a mis amigos?
  • No entiendes lo que pasa ¿Verdad? – y esbozando una sonrisa prosiguió – entonces será más fácil para mí, te aniquilare ahora mismo, después voy por los otros dos.

   Empezó  una pelea muy peculiar ya que daban un golpe y corrían hacia atrás

  • Te voy a hacer sufrir, y como te iré acabando poco a poco, te voy a ir diciendo mis planes – Luis solo escuchaba, recibió dos golpes en la cara, empezó a sangrar de la nariz y de la boca – tú y tus estúpidos amigos, fueron elegidos para defender este mundo de mí, pero yo me adelante a los planes, hace un año otro guerrero lo defendió, logro derrotar al gran emperador, ya que el nuevo emperador me envió a mí, y dejame decirte que no vengo solo, traigo un ejército, siempre voy un paso adelante del guerrero “BETA”, a ustedes los escogieron por su gran poder interior, pero ustedes mismos no saben de lo que pueden ser capaces, por eso esta vez será diferente, yo los venceré, será totalmente diferente, ya que Rilok, el anterior defensor de este planeta, fue derrotado por mi hermano antes de que llegara a ustedes y pudiera despertar ese poder – entre frase y frase era un golpe que le daba a Luis, este parecía que se debilitaba cada vez más,  – de ti seguirá la guardiana, me apoderare de las bolas de poder, las utilizare en mi propio beneficio, seré invencible, después de eso sigue el otro tonto, el hermano de Rilok – al escuchar esto a Luis se le helo la sangre, ya que nadie sabía nada sobre el hermano de Mario, y este lo estaba mencionando como un guerrero defensor de la tierra – a este lo matare por el puro gusto de hacerlo, tendrá que pagar la osadía de la última vez
  • Sí, recuerdo que te venció la última vez que te vimos, y lo hizo con gran facilidad.
  • ¡Callate! Eso fue pura suerte, por ahora me encargare de ti, el tiempo se agota, se pueden acercar los otros, y eso podría ser peligroso para mis planes – entonces Luis recobro algo de energía, y empezó a pelear con mucha agresividad, hasta él se sorprendió de lo que podía hacer, el enemigo se reía a carcajadas – me gusta tu manera de defenderte, sabes que vas a morir y sigues peleando, nunca, sabes, nunca podrás derrotar al gran Trol – y se dispuso a terminar con su oponente, pero este saco fuerzas de flaqueza y empezó a conectar golpes con una fuerza inexplicable, que hasta el mismo Trol, se veía sorprendido y empezó a debilitarse
  • ¿Te sorprendes? Yo también para ser sincero, nunca creí que lo que me dijo el anciano seria verdad – al escuchar esto Trol, se sorprendió de sobremanera
  • ¿El anciano has dicho? Esto no puede ser, el anciano es una leyenda, eso les platican a los guerreros cundo son niños para hacerlos dormir, ya que supuestamente este solo se les aparece en sueños, despertando en ellos los más profundos poderes
  • Entonces esto es verdad – dijo Luis con algo de sorpresa y alegría mientras seguía golpeando a Trol, quien al levantar la vista logro ver la silueta de un hombre mayor a la espalda de su oponente, esto lo lleno de miedo y le lanzó una advertencia
  • Mira Luis, algo terrible esta por suceder, algo que no alcanzarías a imaginar, como te dije, yo no vengo solo, detrás de mí vienen Bonzú el guerrero negro y Garlito el niño maligno, mis poderes no se acercan nada a los que ellos tienen, ellos no tienen compasión de los que se cruzan por su camino, hoy reuniré mis tropas – de un movimiento rápido se levantó, y de un salto, llego hasta el techo, se fue corriendo ante la sorpresa de Luis, que al dar la media vuelta tropezó, cayendo frente a unas botas, era el conserje, quien le estaba ayudando a levantarse
  • ¿Estás bien hijo? ¿Estas lastimado?
  • No, estoy bien señor, gracias
  • No me agradezcas, ¿Qué es lo que estás haciendo aquí? Tendré que llevarte a la dirección
  • Pero ya salieron todos ¿No?
  • ¿Qué es lo que te pasa muchacho? ¿No eres de esta escuela verdad?
  • Si, aquí estudio
  • Si como no, vamos a la dirección, la directora sabrá que hacer – Luis se sorprendió, ya era el turno de tarde, en la mañana había director, al caminar por el patio los estudiantes se asomaban por las ventanas para verlo, nadie perdía detalle hasta que llego a la dirección, la directora ya lo estaba esperando
  • A ver muchachito, ¿Qué estaba haciendo fuera de su clase? el descanso termino hace buen rato, ¿Nombre y número de lista? – Luis le dio los datos que le pidió, y le explicaba que sus padres salían tarde de trabajar, la directora al no encontrar datos de él, comprendió lo que pasaba
  • Que cosas, ya me habían dicho que algunos muchachitos se quedaban dormidos en el patio, pero tanto tiempo, no puede ser, tendré que levantar un reporte de esto y dejárselo al director del turno matutino, donde tendrá que citar a tus padres, la directora volteo a verlo, y noto que traía sangre seca cerca de su boca – ¿Te golpeaste o te caíste en el patio?
  • Si, cuando me vio el conserje
  • No, antes, la sangre que traes está muy seca, además la tienes en la boca y en la frente
  • No, eso es solo chile de las papas que me estaba comiendo  –  la directora noto el nerviosismo del muchacho
  • Está bien, por esta ocasión te puedes ir, pero solo una recomendación, a dormir a tu casa, y en la noche

      Luis salió de la escuela con muchas más dudas, ¿sería verdad lo que él había pasado? ¿Sería solo un sueño? Le aseguraron que estaba dormido, en realidad habían pasado algunas horas desde la salida del chico, hasta la hora en que lo encontraron, decidió no pensar mas en ello, salió en busca de sus amigos, al correr sintió que algo le escurrió por uno de sus brazos, cuando se miró, supo que era sangre, recordó el último golpe que le asesto  a Trol y se convenció de fue realidad, ya que también sentía muy adolorido el costado derecho, que era donde lo estaba pateando, cuando llego a la plaza, solo vio a “pecas”

  • ¿Dónde te metiste? Te estábamos buscando
  • No lo vas a creer  –  Luis se dispuso a platicarle todo ,o sucedido, a mitad del relato llego Mario, estaba de muy mal humor, se le notaba en su cara, al término del relato de Luis
  • ¿Es cierto eso que tú dices?
  • Solo te digo, si no vas a creer, no preguntes nada
  • No wey, no me mal entiendas, lo que pasa es que antes de llegar estuve persiguiendo a ese que tú mismo dices y se llama Trol, me dijo exactamente lo mismo, yo como quiera voy a ir a ese puente, ya sé cómo salirme de la cas
  • Yo, la verdad, no sé si pueda acompañarlos  –  dijo con algo de temor “pecas”
  • ¿Apoco tienes miedo?   –    pregunto Luis
  • Bueno, creo que sería mejor que te quedaras en casa  –  dijo Mario en tono por demás sarcástico  –   las mujeres son como más delicadas
  • La verdad, si, si tengo miedo, esta tarde al salir de la secu, vi algo que me pareció muy extraño, cuando pase por aquí, un niño como de algunos nueve años se me acerco, el problema es que me siguió hasta dos cuadras antes de que llegara  mi casa, al principio me pareció divertido, pensé que le gustaba y que por eso me seguía, al dar vuelta en una esquina, se quedo parado y me sonrió, esa sonrisa me hizo voltear, en verdad me asustó, cuando volví a verlo ya no estaba, había desaparecido, y después de escuchar lo que me platicaron, me dio mas miedo ¿Qué tal que si lo del puente es una trampa?  –   no le dijo nada, solo se quedo pensando, y tratando de entender lo que les estaba sucediendo
  • Pues yo no se ni que pensar, pero lo que no entiendo es la necedad de conseguir esas bolas ¿Qué es lo que esas bolas hacen exactamente? ¿para que sirven?  –  Luis no sabia nada acerca de esas bolas, Pecas, comenzó a platicarle
  • Pues mira, una noche, ya no recuerdo bien cuando, porque cuando sucedió estaba dormida, un anciano me anunciaba que estaba por recibir un regalo, se trataba de un objeto mágico, y que lo tendría que cuidar con mi vida si era necesario, y al siguiente día me lleve la sorpresa de mi vida, al siguiente día recibí una caja con dos bolas en su interior, el anciano me aseguro que esas bolas podían conceder los deseos mas insospechados, pero que solo yo podía hacerlo, ya que yo soy la guardiana  –  ella cerró los ojos  –  recuerdas la vez que enfrentamos a Trol en la plaza, en ese entonces no sabíamos como se llamaba
  • Si, lo recuerdo  –  dijo Luis
  • Bien, esa vez, yo compuse todo con el poder de esas bolas, esa vez mucha gente nos vio nos vio pelear con ellos, cuando aventábamos las bancas, y lo peor , cuando levantamos la camioneta y se las aventamos a los amigos de Trol, los dos que murieron  –   Luis no decía nada, trataba de encontrar una respuesta para lo que le estaba contando ella, se quedo callado por un rato hasta que contestó
  • Pero, si dices que arreglaste todo con esas bolas, y toda la gente nos vio, nosotros si recordamos todo, pero la demás gente no, y los dos amigos de ese siguen muertos ¿Cómo es posible eso?
  • Esa vez solamente borramos la memoria de la gente y los daños materiales también fueron reparados, por mandato de las bolas los guerreros no serian tocados por su poder, por esa razón todos dicen que la camioneta se subió ala plaza matando a los dos cuando los atropello, esa vez salimos corriendo y nadie logro vernos el rostro, Trol también logro salir corriendo, el no murió –   los dos se quedaron en silencio mientras Luis digería lo que ella le estaba contando, Mario cambio el tema
  • Oye Luis, esa vez cuando llegamos a tu casa tu mama nos corrió ¿Por qué?
  • Lo que pasa es que la noche anterior estuve entrenando algunos movimientos, creo que no calculé bien la fuerza que estaba aplicando, ni los movimientos que estaba haciendo, por que choqué contra la pared y me lastimé el hombro, me tuvieron que llevar al hospital, se gastaron una lana, aparte de que rompí algunas cosas, así que me castigaron, pero al otro día ya no me dolía nada, cuando los corrió mi mama presentí que algo esta por suceder, así que salí a buscarlos, sabía que iban a necesitarme ¿Qué raro no?
  • ¿Raro? No lo creo, esa vez, las bolas nos dijeron que después de cada lesión sanaríamos de inmediato   –  Luis comprendió el poder que esas bolas tenían así que le pidió a Pecas que la maestra olvidara lo sucedido en la tarde
  • Esta bien ahora le pido eso
  • ¿Qué no las traes contigo?
  • ¿Qué te pasa?  –  contestó indignada   –   las bolas no salen de mi casa, el anciano me dijo que mientras las bolas no salieran de mi casa nadie podría tocarlas, al realizó un conjuro para protegerlas, los malos lo saben así que no se acercarán a ellas
  • Bueno, ya esta oscureciendo  –  dijo Mario  –   Luis y yo tenemos cosa que hacer, te acompañamos a tu casa, yo tengo que ir a la mia, para que mis padres me vean , después me saldré y te alcanzo allá Luis
  • Si, ya vi a tres montones de banda que van con rumbo al puente  –  Luis se quedo mirando a s espaldas de Mario  –  Pecas, voltea hacia tu izquierda y dime si ese es tu admirador – ella lo hizo con algo de temor
  • Si, ese es
  • No tengas miedo, estamos contigo, no te hará nada ¿Verdad Luis?  –  este no recibió respuesta, Luis ya se encontraba parado detrás del niño aquel
  • ¡Hola Garlito!    –  Dijo Luis al niño
  • ¿Acaso me conoces?  – el niño se volteo girando sin moverse, Luis trato de no mostrar su asombro, si de por si la sola presencia de ese niño era mucha energía negativa, que hasta se sentía en la piel
  • Se quien eres y a lo que vienes, lo que me sorprende es verte solo
  • Vaya, veo que no te sorprendes tan fácilmente, pero eres demasiado confiado te presento a Bonzú –  dijo apuntando a su espalda, Luis volteó, y miro a un tipo, de apariencia de adulto, y con cuerpo parecido a los que levantan pesas, mirada profunda, cabelo negro y largo, Luis le llegaba a la altura del pecho, y tratando de disimular su sorpresa
  • Llegaron mas pronto de lo que imaginaba   –  les dijo Luis
  • ¿Cómo es que sabes de nuestra presencia? tú no eres el hermano de Rilok
  • Me lo dijo un pajarito que se llama Trol
  • Ese imbécil, pero cuando lo vea me las va a pagar
  • Mejor buscame en media hora en al puente que esta aquí adelante
  • Esta bien, te daré media hora mas de vida  –  tomo a Bonzú de la mano y caminaron hacia dentro de la plaza, por donde estaban los otros dos, Luis camino detrás de ellos y noto como Garlito miraba fijamente a Pecas
  • Vamos a dejarte a tu casa Pecas, tu y yo tendremos acción Mario
  • Si, parece que tendremos una noche muy larga

Al llegar a casa de Pecas, ella corrió al cuarto de su madre, sacó  algo que le entregó a Mario

  • Toma, esto puede ayudar en algo

        Después de ir a sus casas rápidamente salieron a escondidas, llegaron al puente antes de lo acordado, y vieron que Trol ya estaba ahí, reuniendo a todas las bandas de la colonia como aliados, de un salto cayeron en medio de todos

  • Hola babosos  –  saludo Luis de manera sarcástica, Trol los miro y burlándose dijo
  • Mira lo que trajo el viento, un par de pichoncitos, ALos que asesinare para llevar a cabo mis planes   –  sin decir mas empezaron a pelear, los primeros en hacerlo fueron los pandilleros, ellos dos contra veinticinco, parecía que estaban en inferioridad numérica, pero la fuerza que ellos tenían los hacia vencerlos con suma facilidad, Trol al ver que los vencían muy fácilmente, entraba de vez en cuando, para medir fuerzas con ellos, hasta que no le quedo mas remedio que tomar parte de la pelea de forma permanente quedando solo frente a ellos
  • Creo que tendré que hacerlo yo mismo   –   dijo Trol con visible molestia
  • ¿Qué harían Garlito y Bonzú si se enteraran de tus planes?
  • No seas estúpido, ellos no llegaran hasta dentro de unos días, no se pueden enterar,
  • Yo no estaría tan seguro de ello  –   en ese momento los cuerpos de los pandilleros desaparecieron, eso era obra de la guardiana, los había trasladado a un lugar seguro, utilizando las bolas de poder

La pelea empezó, trol estaba utilizando gran parte de su poder, los dos amigos trataban de contenerlo, sudor y sangre cubrían los rostros de los guerreros, de pronto Mario le hace una seña a Luis, este se hace a un lado, Trol no lo podía creer, este había decidido hacerse a un lado

  • ¿Quieres pelear solo? Este será tu fin
  • ¿Eso es lo que piensas? ¿Crees que ese era todo mi poder? No me subestimes, porque te llevaras una gran sorpresa   –  puso las manos en las sienes, lanzando un grito se le pusieron los ojos en blanco, su cabello se erizo, parecía que una ráfaga de viento pasaba por su cuerpo, de abajo hacia arriba, su energía se empezó a sentir mas fuerte, Trol lo miro con temor, y con una sonrisa nerviosa dijo
  • Así que ye despertaron sus poderes     –    puso las manos en el pecho y sucedió lo mismo que con Mario

       Los golpes se escucharon con gran fuerza, era como si se escucharan truenos, era algo increíble, Luis estaba por demás sorprendido, preguntándose a el mismo si eso era verdad, en eso escucho una voz en su mente  –  todo es posible si lo deseas con el alma   –   se trataba del anciano, estaba parado a su lado viendo la pelea

  • Deberías hacer lo mismo, los otros dos ya vienen en camino, tienes que aumentar tu energía

       Luis recordó que él había retado a Garlito, se dispuso a realizar lo que el anciano le decía, c erró los puños y los ojos, se concentro lo mas que pudo y lanzo un grito parecido al de Mario, se sintió un torbellino que lo envolvía, incrementando su energía de una manera increíble, al pasar esto la pelea se detuvo un momento, Mario ya estaba por derrotar a Trol, se detuvieron por que el ambiente se empezó a sentir muy pesado, sopló un viento muy fuerte tumbando algunas cosas, Luis sonrió

  • Espera Mario, ellos se encargaran
  • ¿Qué dices?    –   dijo Trol asombrado   –   ¿Por qué  te alejas cobarde?   –   no comprendía lo que estaba pasando, al fin al del puente aparecieron dos figuras conocidas, se trataba de un niño que tomaba de la mano a un hombre, caminaban lentamente, sin pausas, al verlos acercarse a Trol se le desfiguro el rostro por el miedo, sus ojos no daban crédito a lo que estaban viendo
  • ¿Qué pasa Trol? Parece que acabas de ver a un fantasma ¿Por qué no puedes terminar esta pelea? ¿No dijiste que los acabarías muy rápido?    –   dijo Garlito mientras se acercaba a ellos
  • En eso estoy, solamente estaba jugando un poco con ellos
  • No lo creo, la energía se siente en la piel, y la de ellos se siente mas fuerte que la tuya, pero no te preocupes, Bonzú se encargara de ellos   –   Trol se sintió herido en su orgullo
  • ¡No! Yo me encargue de estos dos  –  se le adelanto a Bonzú para pelear con ellos, al pasar junto a él, este lo golpeo por la espalda, dejándolo casi inconsciente, con mucha dificultad volteo a ver a su agresor y balbuceando
  • ¿Por qué? –  casi no se le entendía lo que hablaba, Bonzú no detuvo su paso, pero Garlito se le acercó
  • Eso le pasa a los traidores, las bolas se usaran en beneficio de nuestro pueblo, para lograr mas poder y así dominar todo el universo, no son para beneficio personal, pero no te preocupes, no te mataremos, solamente te remplazaremos, a ti te envaremos para que te juzguen nuestros lideres, asombrosamente levito junto con el cuerpo de Trol y antes de irse se dirigió a los dos amigos
  • Esas bolas deben ser nuestras, y será por las buenas o por las malas, la decisión es de ustedes, ya vieron de lo que somos capaces, tienen dos semana para entregarlas voluntariamente, por lo pronto   –   dirigiéndose al enorme Bonzú   –   puedes divertirte con ellos, no creo que logren resistir mucho  –   y se retiro riéndose de ellos

     Bonzú los miraba riéndose y golpeando los puños uno contra otro sin decir una sola palabra, solamente emitía el sonido de la risa, y sin previo aviso arremetió en contra de ellos, Mario salió despedido por los aires de un solo golpe en contra de una pila de cajas, el golpe fue tan fuerte que no se levanto tan fácilmente, después se a cerco a Luis con movimientos lentos, dándole un golpe en el mentón, este solo se sobo

  • La verdad no golpeas muy fuerte  –  Mario se levanto todo adolorido sorprendido de que su amigo resistiera los golpes, intento hacer lo mismo de hacía un momento para incrementar sus fuerzas, pero no sintió que eso sucediera, mientras tanto Luis si podía sostener una pelea con Bonzú
  • Solo recuerda los ejercicios que te di  –  escuchó Mario a su espalda, volteó muy sorprendido de ver de quien se trataba
  • ¡Gran guerrero Beta!  Que bueno que vienes a ayudar, tienes que vencer a….
  • ¡No!   – lo interrumpió de manera brusca   –   yo no puedo pelear, eso lo tendrán que hacer ustedes solos, yo solamente soy esencia, no soy material, solamente te puedo ayudar con los consejos  –

       Dicho esto se desapareció, Mario se quedo pensando por un momento en las palabras del guerrero, comenzando la concentración, y fue entonces que logro incrementar ese poder, aún tenia los ojos cerrados cuando sintió una gran energía positiva acercarse a donde estaban, cuando los abrió se sorprendió de ver a la guardiana, si se trataba de Pecas, se veía muy diferente, mas radiante

  • He venido para ayudarlos
  • Pues mira, Luis se esta agarrando con el forzudo ese y esta dando muy buena pelea
  • Pues entre los dos le daremos mas pelea

      Entro a la pelea, Luis le sonrió en señal de aprobación, tenia ya el rostro lleno de sangre, ella le dio una patada a la altura del cuello, lanzándolo hasta donde estaba Mario quien ya repuesto lo recibió con otra patada en el costado Luis remato con un codazo en la espalda y entre gritos de ellos en cada golpe que le daban y las risas de Bonzú los tres amigos repitieron la dosis en varia ocasiones, hasta que logro separarse de ellos, hincado lanzó un grito y por primera vez hablo

  • ¡Aaaaaaaaaaaahg! Nunca, nunca, nadie me había hecho hablar, soy muy poderoso para hacerlo
  • Pues ya ves que no tanto   –  dijo Pecas con tono de indiferencia  –  mi poder en mayor que el tuyo
  • Eso es mentira, por que cuando yo hablo mi poder se incrementa demasiado  –  y sin decir mas se lanzo con todo en contra de ella, quien contuvo todos los golpes, Luis y Mario salieron volando por una patada que el fortachón les dio, apenas si pudieron levantarse, logrando ver a Bonzú riéndose de ellos
  • ¿Qué les parece enanos?, ¿no que muy fuertes?   –  pero ellos apenas si se podían mover, se dirigió a Pecas ella si se encontraba de pie, con la mirada fija en su oponente
  • ¿quería jugar con nosotros mastodonte? Tu cara dice todo lo contrario
  • ¡Vas a lamentar haberme hecho esto! Te matare, no importa que se enoje Garlito, ¡Te matare maldita!
  • No lo creo bola de músculos  – dijo Luis mientras se levantaban para ponerse al lado de ella

Bonzú arremetió en contra de Mario quien era el mas golpeado, pero Luis le salió por un costado pegándole con el antebrazo, ella le dio una patada en la espalda cayendo  de bruces, Mario no intervenía, estaba recuperando energía, Luis intento caerle de un salto en la espalda, pero se levanto tomándolo de los pies lanzándolo varias veces en el piso y después a un lado de donde estaban peleando , Pecas era la única que permanecía de pie y dando pelea al tu por tu, Bonzú ya se veía cansado y con las fuerzas mermadas, pero de pronto saco energía de su interior, la tomo de los cabellos con una mano golpeándola en el rostro con la otra, por la fuerza de los golpes ya estaba casi inconsciente, Luis ya casi no tenia fuerzas, Mario, corrió hacia donde estaban peleando, con la desesperación y el coraje sentía que corría muy lento, pero con todo y eso alcanzo a llegar antes de que le diera el ultimo golpe, y pegándole en el brazo logro a hacer que la soltara, la furia contenida exploto y logró fracturarle el brazo, las fuerzas de Mario empezaron a aumentar a causa de su enojo, lo golpeaba cada vez con mayor fuerza, al dar el ultimo golpe lo lanzo a una distancia corta, lo suficiente para que Mario realizara algo que dejo a sus amigos, y a aquel descomunal hombre sorprendidos, junto sus manos por las palmas, despegándolas un poco, como si formara una flor con ellas, de entre el hueco que dejaban las manos, salió una bola brillante, la retuvo por un momento y se la lanzó acompañada de un  gran grito, Bonzú la recibió de manera brutal, de manera instantánea, su cuerpo cayo totalmente desmadejado, un silencio total anuncio el final de la pelea, el cielo ya empezaba a clarear, Mario logro reanimar a Luis , entre los dos cargaron a su amiga para llevarla hasta su casa

       Al llegar a su casa entraron sigilosamente, tratando de no despertar a sus padres, ella saco la caja de las bolas, pidió que sanaran sus cuerpos y que las personas que los habían visto olvidaran lo ocurrido.

      Mario despertó, estaba en su casa, no alcanzaba a recordar en que momento llegó, ese era el ultimo día de clases, que rápido pasa el tiempo, en un abrir y cerrar de ojos se acabó el segundo grado de secundaria, el año que empezaron con sueños e ilusiones por parte de los tres adolescentes y por razones desconocidas estos tres jóvenes se convirtieron en lo que mas admiraban, unos guerreros  que resguardaban la seguridad de la tierra, el bienestar de la humanidad

      Durante la tregua que les había dado el niño maligno, estuvieron comentando y preguntándose el como habían sucedido las cosas, tal vez coincidencia pero al siguiente día de la pelea, los noticieros aseguraban que habían encontrado bajo un puente el cuerpo de un hombre de aspecto musculoso, brutalmente asesinado, un niño no se separaba del cuerpo, le lloraba a su padre y diciendo que los responsables serian castigados, que tendrían que pagar eso el ultimo día

       Tal vez nadie entendía lo que ese niño decía, posiblemente se imaginaban que hablaba de manera religiosa, el ultimo día, pero para los tres amigos esas palabras si tenían sentido, sabían que les respetaría el plazo para entregar lo que les pidió, pero que ahora los mataría ese día,  Ellos sentían que las cosas se estaban saliendo de control, se preguntaban si seria cierto o solo se trataba de una fantasía que estaban viviendo, ya que la verdad solo ellos podían ver lo que les estaba pasando, lo único que si era realidad, se habían dado cuenta que ya llevaban varias noches sin dormir ¿Cuánto tiempo? Ni ellos mismos estaban conscientes de esto, desde que empezaron aquella noche de la meditación en casa de Pecas, sucedía con mas frecuencia, así que al darse cuenta de ello decidieron tomar unas pastillas, para poder dormir, esto a escondidas de sus padres, Mario saco las pastillas que le habían dado antes, pero eran muy pocas, no completarían para los noches siguientes, Pecas consiguió otras, recordando que su mama tomaba esas pastillas, y a partir de que empezaron con esas pastillas, los sucesos se incrementaron, hasta llegar al puente con Bonzú

           Lo en un principio era una aventura emocionante, se estaba convirtiendo en algo que los estaba asustando en verdad, lo que les estaba divirtiendo, ahora ya no lo querían hacer, ya no querían vivir esta aventura de ser guerreros, platicando entre ellos los tres estaban seguros de que esta ya era demasiado peligroso, no se lo contaban a sus padres por que a parte de que no les iban a creer, casi no los veían, los padres de Pecas estaban muy ocupados planeando lo del viaje y preparando todos los detalles que no la tomaban en cuenta para nada, los de Luis no paraban de trabajar, llegaban muy tarde todos los días, y lo único que ellos querían era descansar, ni siquiera se daban cuenta si él se encontraba en casa, los de Mario siempre muy angustiados, con los últimos sucesos le llamaban mas a menudo para tratar de identificar los cuerpos que encontraban.

        Al inicio de las vacaciones se juntaron, tomaron la decisión de no tomar en cuenta, cualquier suceso relacionado con lo que ellos estaban viviendo, también decidieron ya no tomar mas de las pastillas de la mama de Pecas, pasaron una semana sin sensaciones anormales, sin guerrero  “Beta” sin anciano y sin niño maligno, pero también sin poder dormir, el fin de semana, Pecas salió a las tan esperadas vacaciones, a Luis sus padres lo tomaron por sorpresa con un viaje de ultima hora, un viaje relámpago a casa de una de sus tías, así que Mario se quedo solo, un día de esa semana su madre le pidió que fuera a hacerle un pago al centro de la cuidad, abordo un microbús, el paso cadencioso del transporte empezó a hacer lo que las noches no podían en Mario, se empezó a dormir, era mucho el cansancio de tantas noches sin dormir, recargo la cabeza en la ventana del microbús y por consiguiente se quedó dormido, en su sueño escucho una voz, una voz que le parecía conocida

  • Rilok viene a reunirse contigo, esperalo  –  y en ese sueño vio al guerrero “Beta “y él le contesto
  • Ya no quiero seguir con esto, es demasiado para mi y para mis amigos
  • No tienes elección, la llegada de Rilok es inminente, y viene a reunirse contigo
  • ¡No! Quiero que te vayas, ya no quiero verte
  • Tu ya sabes quien es el, ya sabes que él es tu hermano
  • ¡No! ¡Mi hermano nunca aparecerá! Tal vez este muerto    –

       Mario le gritaba al guerrero, pero la insistencia de este era mucha, Mario se empezó a molestar y por la misma insistencia se enojo, el mismo Mario sintió que una gran energía invadía su cuerpo, incluso, entre sueños vio que la energía que salía de su cuerpo era muy luminosa, era tanto su enojo que de la palma de sus manos salió algo así como un rayo, que formando un arco entre sus manos, cuando sucedió esto una explosión lo despertó, los gritos de los pasajeros, él había sentido que la energía emanaba de sus manos lo había despertado, pero la gente que iba en el transporte daba la versión de que había sido una llanta, una llanta que había explotado, justamente donde Mario había estado sentado, la explosión fue tan fuerte que los pasajeros que estaban sentados cerca de ahí salieron volando hacia los asientos delanteros, el microbús casi quedo partido por la mitad, algunos pasajeros habían salido heridos, Mario solo había quedado aturdido y sin ningún tipo de lesión, solo había salido con u par de quemaduras leves en la palma de sus manos, algo sin importancia, mientras caminaba entre la gente, el escuchaba los comentarios de la gente, de como había sido posible que el que iba a en la parte mas cercana a la explosión había salido de manera ilesa, los comentarios de los demás pasajeros eran de que un muchacho que iba dormido y hablando solo, casi gritando y que cuando despertó incluso por un momento su cabello se le miraban de color rubio, siendo que el color natural de su cabello era de color negro y del lugar en donde estaba sentado salía como fuego, Mario salió caminando entre la gente, entre el mar de personas se perdió, caminaba todo aturdido, a lo lejos se escuchaban las sirenas de las ambulancias y de los bomberos, camino sin darse cuenta hacia donde iba, reacciono hasta que llego a un lugar conocido para el, estaba en el puente, ese puente en donde habían sostenido esa pelea en contra de Bonzú, en ese lugar vio al gran guerrero “Beta” quien le decía con gran insistencia que la hora estaba cerca, le dio unos ejercicios que le aseguraba lo iban a elevar de nivel de poder e iba a ´poder volar por los aires, al dar la vuelta para poder regresar a su casa su sorpresa fue mayor, ahí estaba el niño maligno con otras dos personas y le decía

  • Lo que le hicieron a Bonzú no se los podre perdonar, pero respetare el plazo que les di, primero iré por la guardiana  –   Mario no decía nada, solo repetía unas palabras en su mente   –   esto no es real, se trata solo de mi imaginación  –  esto lo repitió en varias ocasiones, Garlito solo dio la media vuelta y se fue

      Esa noche, recibió una llamada, se trataba de Pecas, solo le avisaba que ya había llegado, inmediatamente después Luis también llamo para avisar que él también había llegado, se reunieron en la casa de Pecas, después de platicar la aventura de las vacaciones Mario rompió la platica

  • Oye, necesito otra vez la pastilla
  • ¿Por qué?  –  pregunto ella sin sorprenderse, a pesar de que habían quedado de acuerdo en que ya no lo harían
  • Sigo viéndolos, y esta noche quiero dormir
  • ¿Sabes que?     –    intervino Luis    –  así que dame una a mi también

La chica estaba dudosa en sacar las pastillas, pero la cara que tenia era de que tampoco había logrado dormir, la cara de cansancio se reflejaba en los tres amigos, no muy convencida de lo que estaba haciendo saco el frasco y dándole una pastilla a cada uno la tomaron de inmediato, se retiraron cada quien a su casa, el efecto de esa pastilla normalmente era lento, pero en esta ocasión les dio un exceso de energía, como si el efecto se hubiera invertido sin razón alguna, de alguna manera sabían que la hora había llegado, cada uno de ellos se preparaba por su lado  aceptando el reto, sabían que era inevitable.

        Mario estaba en su solo en su cuarto, se encontraba frente al guerrero “Beta”, lo estaba viendo a través del espejo

  • ¡Ya¡ quiero que te vayas, no quiero saber mas de ti, no quiero salvar al mundo
  • No lo puedes evitar, tu hermano vendrá por ti  –   el guerrero era muy insistente

         Mario no pudo contener su furia, atacando al guerrero con todas sus fuerzas, su intención era derrotarlo para que lo dejara en paz para siempre, su cuarto se convirtió en zona de batalla, todas las cosas volaban para todos lados, nadie se daba cuenta, se encontraba solo en casa

  • No puedes escapar de tu destino, aceptalo, así las cosas deben ser

    Entre mas le insistía el mencionado guerrero, la furia de Mario aumentaba, la desesperación era mayor cada vez en el chico, se sentía acorralado, el miedo se apodero de él, salaba y gritaba por todo el cuarto

        Luis se encontraba en una situación parecida, estaba incrementando su poder al lado del anciano, así como lo había estado haciendo en las ultimas ocasiones, ese anciano lo estaba guiando a lo que el llamaba su ultima misión, el muchacho se encontraba muy concentrado, cuando abrió los ojos, sucedió algo muy desagradable para el, el mismo anciano que lo estaba entrenando, se transformó frente a sus ojos, tomando la forme del que había sido Bonzú, un poco de miedo se apodero de él, la ultima vez que lo enfrento no le fue tan bien, ahora estaba solo, sin la ayuda de sus amigos, la pelea comenzó, y de inmediato se inclino para un solo lado, Bonzú se encargo de darle una paliza, ahora no tenia ni los consejos de él anciano, su mejor aliado se había convertido en uno de sus enemigos mas poderosos y lo estaba atacando sin piedad

         La chica estaba por comer algo, apenas se iba a sentar cuando detrás de la mesa salió el niño maligno, garlito ya tenia en sus manos la caja de las bolas de poder, la chica se sorprendió sin asustarse, mas bien muy molesta

  • ¿Quién te lo dio?
  • Te dije que tarde o temprano esto iba a ser mio y nadie me las dio, yo las tome   –   aún no terminaba de contestar cuando ella le dio una patada en la cara, el niño la respondió sin problema alguno, ella se quedo sorprendida de que no le hubiera causado el menor daño
  • ¿Sorprendida? Soy mas poderoso que el mismo guerrero “Beta”   –    elle empezó a asustarse  –  no solo me llevare las bolas, también vengo por ti     –    aprovechando que ella se había quedado paralizada la tomo por un pie y la arrastro por toda la casa, la fuerza del niño empezó a aterrorizarla, pero reacciono arrebatándole la caja y zafándose de él se escondió, esa era su misión, proteger la caja a costa de su propia vida.

         Tres casas diferentes, tres batallas desiguales, Mario ya no aguantaba mas, la desesperación que sentía era demasiado para su joven mente, ya no podía con tanta presión, Luis ya estaba a punta de ser derrotado por su oponente, Pecas en su plan protector

       Nadie se pudo explicar por qué razón sucedió aquella vez, tal vez casualidad, pero se escucharon de manera simultanea tres estallidos, fue algo que tal vez hizo estremecer hasta el mas valiente, sangre, sudor, lagrimas, vidrios rotos y un espectáculo macabro, tres muchachos yacían muy mal heridos

         A Luis lo recogió uno de sus hermanos, cuando sus padres llegaron solo vieron un charco de sangre y vidrios en la banqueta, el cuerpo del muchacho quedo totalmente deshecho, su cuarto estaba en el segundo piso, con la caída fue suficiente, el menor de cinco hermanos, el que creció solo, el que no tuvo quien lo guiara, fue suicidio según  dijeron los investigadores, pero un vecino quien dijo ser testigo de la caída aseguro que al ir cayendo se veía como si una esfera luminosa envolvía el cuerpo, y que conforme caía se iba desapareciendo, y desde que lo vio salir por la ventana ya traía el rostro desfigurado y lleno de sangre, escucho un ruido arriba en el cuarto, iba i ver, pero lo detuvo Luis tomándole el pie y le dijo sus ultimas palabras

  • Dile a mis padres que los quiero mucho

    En ese momento llego su hermano, pero ya no lo alcanzo con vida, por supuesto que la policía deshecho esta versión ya que ese vecino era conocido como un drogadicto, además de que la autopsia revelo que murió instantáneamente al momento del impacto ¿Cómo pudo haber sucedido entonces? Y aunque nunca dijo nada a nadie Luis soñaba con ser el dueño de un gran negocio y ayudar a sus padres, para que ya no tuvieran que trabajar, para que ya no se preocuparan por nada.

En la siguiente colonia sucedió algo similar, todos escucharon el sonido de un fuerte golpe, seguiudo de un estallido de vidrios, pero nadie sabia en realidad lo que había pasado, nadie lograba ver nada, esto había sucedido en la casa de Mario, quedo dentro de su cuarto, el no salió volando por la ventana, siempre pensó que el tal Rilok era en realidad su hermano perdido, su hermano que regresaba para quedarse con ellos, pero la verdad es que nunca logro verlo, ni en sus sueños ni en las batallas que habían sostenido, al pobre muchacho nadie lo vio, nadie pudo ayudarlo, solo sus padres lo vieron pero guardaron el secreto, se dice que el joven llevo un espejo de pdestal que sus padres tenían en su carto, lo encontraron incrustado en el, su padre lo saco del espejo y lo recostó en la cama, al parecer con vida, y balbuceo algunas palabras, unas palabras apenas entendebles que solo su padre escuchó

  • Lo vi, mi hemano regreso      –  después levantó su mano izquierda apuntando a su madre, y esta le beso la mano, su npadre le dio otro en la frente y Mario perdió la mirada hacia ningún lado y con una sonrisa dibujada

            Se fue creyendo que había visto a su hermano mayor, del cual nunca se supo su nombre y la verdad no tiene relevancia, lo único cierto es que sus papas nunca le dijeron que su hermano desaparecio después de que lo sorprendieron consumiendo drogas, si , en realidad había escapado y ya nunca habían vuelto a saber de él, hasta ese dia, los padres de Mario no estaban porque les habían llamado, por fin lo habían encontrado en una casa abandonada, ellos se habían avocado a la búsqueda de de ese hijo perdido y se olvidaron de los otros dos, el menor fue encontrado debajo de la cama, asustadoy con las manos llenas de sangre, fue encontrado culpable de la muerte de su hermano según las autoridades pero ¿Cómo un niño de ocho años podría incrustar a otro mas grande en el espejo? ¿Ilógico verdad? Que tragedia para los padres, después de reconocer el cuerpo de su hijo mayor

En la otra colonia pero ya mas tarde, la chica fue encontrada pór sus padres, la vieron tirada, se encontraba en posición fetal, estaba cubriendo una caja, aferrada a ella, incluso cuando llego al hospital, no permitia que nadie se la quitara, era su mas preciado tesoro, algo invaluable, su misión era protegerla, hasta con su vida de ser necesario, ese era el regalo que le había dado su madre, ni la moto, ni los videojuegos, la ropa costosa, nada valia mas para ella que esa caja, era el ultimo , tal vez el único regalo que le había hecho como un detalle, no como recompensa por algo, o por la culpa de no estar nunca con ella, un simple detalle tiene mas valor que todos regalos costosos que te puedan hacer, fue la única sobreviviente, al final de cuentas la caja si era mágica, al parecer cayo rodando por las escaleras cayendo en una de las mesas de cristal que con el impacto se rompió clavándose un pedazo en el abdomen el cual se le salió o se lo quito ella misma y al presionar la caja con fuerza contuvo un poco la hemorragia evitando que muriera desangrada.

           En esa casa no hubo investigaciones policiacas, pero su madre encontró  algo fuera de lo común, un  tenis de la talla que usaría un niño pequeño como de entre siete u ocho años de edad, nunca le encontraron explicación a esto pero sabían que lo que había ocurrido ahí  su hija nunca iba a poder olvidarlo, las heridas exteriores eran visibles pero, no tardarían en sanar, las interiores nuca sanarían

Los padres de Pecas al enterarse de lo que había sucedido con sus amigos supieron que algo extraño había pasado, pero no intentaron investigar que, la chica estaba inconsolable, no pudo despedirse de sus amigos, a petición de ella sus padrs se solidarizaron con los de sus amigos, en los gastos funerarios, nadie mejor que ella sabia de la situación de esas familias, cuando salió de el hospital, la llevaron al cementerio para que se despidiera, después ya nadie supo mas de ellos, esta decisión la tomo la madre de ella, desde que una vez en el hospital, salía a despedir a la madre de mario que había ido a visitarla, cuando regreso al cuarto de su hija, vio salir a un niño pequeño acompañado de su padre, un hombre musculoso con cara de pocos amigos, el niño volteó a verla y le sonrio de un maera muy extraña, ella corrió a ver a su hija, la encontró sentada en la cama, con la caja en sus piernas y frotando las bolas, dicen las enfermeras que lo hacia cada dos hora, como si fuera un medicamento.

Parce ser que se fueron de la ciudad, o incluso al extranjeroal perecer les ofrecieron una oportunidad de trabajo muy buena para ambos, y seria benefico para la niña, y la prioridad era la salud de ella

Algunas veces la realidad supera a la ficción, aun que no creo que este sea el caso, ya que junto a Pecas encontraron el frasco de pastillas de su madre, que no eran pastillas para dormir, las pastillas de Mario si lo eran, las de su mama eran anti-depresivos, los había compartido con sus amigos, y el efecto de estos en los trs adolescentes fue devastador, pudo ser realidad, una realidad fantástica, algo que no debe suceder, algo que no le debe ganar a mente,  aunque me juraron que si fue verdad yo no lo recuerdo, lo único extraño de todo esto es que la única sobreviviente de todo esto fue la poosedora de las bolas mágicas, ¿Y si las uso para que todos olvidaramos lo que sucedió? No, no lo creo, pro que entonces nadie me habría contado esta historia que me suena tan descabellada

Tal vez, si juntas tus manos, sin tocar las palmas, pones tu mente en blanco, y si concentras tu energía en, un punto entre tus manos, tal vez, te lleves una sorpresa.                     

Esta historia es ficticia, cualquier parecido con la realidad es mera fantasia.

Los nombres de los guerreros son ficticios, los de los adolescentes y los lugares aquí descritos son reales, siempre hay alguien que se llame Mario, o Luis, o una chica que le digan Pecas, en toda colonia existe una plaza y una secundaria, los puentes también existen, están por toda la ciudad.

¿QUIERES RECIBIR LIBROS GRATIS EN TU CORREO?

¡Pues únete a una comunidad de más de 10 mil suscriptores!